Tres meses antes de que su hija naciera, la mujer trans se sometió a un tratamiento que le permitiría producir leche artificial para alimentarla.

Poco tiempo antes de que su pareja diera a luz, la joven trans de 30 años, decide someterse a tratamientos con hormonas que le dieron la posibilidad de avanzar en el proceso de poderle dar pecho a su hija recién nacida. Este es el mismo proceso que suelen usar las madres adoptivas o que tienen a su bebé por medio de un vientre de alquiler para poder lactar.

Aunque la mujer trans no ha realizado aún su cambio de sexo quirúrgicamente, se ha estado tratando con medicamento para su reemplazo hormonal con el que llevaba ya 6 años; esta es la primera vez que se documenta un caso de éxito como éste, según afirma la revista Transgender Health quien estuvo a cargo del mismo.

Como resultado a esto, la mujer pudo producir alrededor de 8 onzas de leche materna, un poco menos del promedio, pero lo suficiente para que su hija estuviera bien alimentada durante sus primeras 6 semanas de lactancia, pasando luego a reforzar su alimentación con leche de fórmula para asegurar el correcto crecimiento del bebé, pues según lo indica el portal NewScientist, un bebé consume en promedio 500 ml de leche diarios a partir de su quinto día.

El avance de la medicina ha permitido hasta el día de hoy dar luz verde a este tipo de ideas que se percibían como imposibles en su momento. “Todavía es pronto para que este tratamiento se generalice, claramente aún hay mucho que aprender y perfeccionar, pero de todos modos es un desarrollo alentador”, afirmó el equipo médico de Mount Sinai.

“Es importante que una persona, sea hombre, mujer o no binaria, sea trans o cis, que desee lactar, pueda hacerlo con ayuda de la medicina. Es un gran avance, tanto para la propia persona como para su entorno familiar”, argumenta una experta.

Considerando al mismo tiempo que la identidad de la persona no debe ser el foco central si no por el contrario se deben mirar más posibilidades que la ciencia misma ofrece para poder realizar aquellos objetivos relacionados con la vida, su preservación y la crianza desde la misma decisión individual de las personas.

La doctora Tamar Reisman y Zil Goldstein del hospital Mt. Sinai de Nueva York explican en un comunicado que:

“No solo conseguimos que la mujer pudiera lactar, sino que su bebé se alimentará exclusivamente de su leche durante las seis primeras semanas. Si se crea un protocolo a partir de estos avances, conseguiremos familias transexuales sanas y felices”

Como población LGBT este tipo de avances en la ciencia son los que nos da valor como seres humanos, hoy yace una puerta abierta que permite jugar un rol importante en el desarrollo familiar en la crianza de los hijos. Sin embargo es cierto que, a este caso, le siguen una serie de investigaciones más profundas que arrojará de por sí nuevos y quizá mejores resultados, ya es un logro que por sí mismo, emociona y enorgullece.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here