PRACTICA ORGANIZATIVA DE JÓVENES QUE CONSTRUIMOS UNA CIUDAD DIVERSA, INCLUYENTE Y FEMINISTA

Somos las personas trans violentadas y marginadas en el centro, somos la juventud grafitera perseguida y criminalizada, somos los liderazgos estudiantiles invisibilizados, somos las personas estigmatizadas porque conviven con VIH. Somos el feminismo que han visto como instrumento y como cuota, somos las juventudes con discapacidades queriendo acceder a espacios inaccesibles; somos las vidas que han apagado la violencia y la discriminación, somos la adolescencia que no se siente segura de salir del closet.

Somos la indignación y la rabia por la exclusión de nosotrxs en la esfera política, somos las ganas de incidir, de cambiar la historia de nuestro país, somos la llama de la diversidad, queriendo arrasar con la homofobia, la doble moral y la politiquería. Somos lxs que estamos cansadxs de ver a los mismos con los mismos, decidiendo por nosotrxs. Somos la juventud y la esperanza de nuestra ciudad.

Somos la práctica organizativa que se juntó con el propósito de juntar las voces de quienes hemos sido apartados del escenario político, para amplificarla y tomarse el Consejo de Juventudes de Medellín, venimos del Voluntariado Diverso, del grito de pandora, la casa kolacho y el InLaKech. Somos del centro, la periferia y del barrio, de las calles y los colegios. Somos una apuesta colectiva y horizontal.

Somos Todxs y queremos llegar al CMJ de Medellín.

Sabemos que el CMJ no va a cambiar el mundo, y tampoco queremos jugar al mesías, no proponemos piscinas en los colegios, ni pasaje de metro a $500. Por ello construimos un plan de trabajo realizable, alcanzable, realista y acorde a las necesidades de las juventudes en Medellín. Lo hemos estructurado en tres bases fundamentales:

Desde nuestras diversidades hemos luchado porque nuestras voces sean escuchadas, el CMJ será la oportunidad de amplificar esas voces, y poner sobre la mesa las problemáticas que nos atraviesan y nos transitan, como dicen por ahí “quien que lo vive, es quien lo siente”, no queremos que nadie hable por nosotrxs, queremos ser muchas voces recogidas en esta apuesta colectiva.

Tenemos una oferta pública juvenil muy potente en nuestra ciudad, pero sabemos que no es suficiente, que debe articularse con la oferta privada; que las políticas públicas deben encontrar puntos de convergencia para hacer mejor uso de los recursos, potenciar programas y proyectos que están impulsando los sueños de las juventudes. Seremos gestores y gestoras de la oferta, sacándola del clóset y llevándola a los barrios y los territorios que más la necesitan, fortaleciendo los enfoques de diversidad que tenemos en la administración de nuestra ciudad.

Llegaremos a los colegios, las familias y los barrios. Aquellos lugares en los que no podemos desarrollar nuestra personalidad con plena libertad. Llegaremos con propuestas de cuidado, erradicación de la violencia y promoción del amor en todas las esferas. Fortaleceremos los procesos organizativos que hoy generan espacios seguros, colectivas y grupos juveniles que hoy son respuesta y refugio ante la violencia que vivimos en Medellín. Por ello, defenderemos el derecho a la ciudad, a habitar el espacio público y sentirnos segurxs en éste, salir a las calles y como decimos siempre: “Hacer de la diversidad, algo cotidiano”.

    TODXS al CMJ Medellín