El pasado 24 de julio, la jueza 67 municipal de Bogotá formalizó la unión de Carlos Ardila y Gonzalo Ruiz. Y aunque el contrato no menciona la palabra matrimonio, si son la primera pareja de personas del mismo sexo que cambia su estado civil de solteros a casados.

¿Qué piensan de su nuevo estado? , o ¿Cuáles son las repercusiones que esta unión trae para el futuro del matrimonio igualitario en Colombia? Son algunos de los interrogantes que egoCity quiso abordar en esta entrevista.

¿Qué significado tiene para ustedes ser la primera pareja homosexual en casarse por lo civil?

Por lo menos 5 importantes.

1. Dignidad: Resulta muy dignificante comprobar que todas las instituciones del Estado Civil Colombiano están al servicio de todos los colombianos.

2. Igualdad Jurídica: No hay ninguna razón jurídica, moral o ética, que justifique un tratamiento discriminatorio para homosexuales, bisexuales, heterosexuales y asexuales.

3. Rompiendo los prejuicios: Un prejuicio es una mentira soportada en ignorancia. Una de las cosas más gratificantes, fue casarnos, sin que ello significara un rompimiento en la institucionalidad colombiana. Por el contario, este acto y su gran difusión demostraron que no somos los mostros degenerados que pretendemos imponer a la sociedad buena un comportamiento malo, sino que somos personas normales, que establecemos relaciones normales y que llevamos una cotidianidad común y corriente, llena de amor, comprensión y respeto como la mayoría de nuestros compatriotas.

4. Involucramiento en el ámbito cultural: Hemos recibido una avalancha de aprobación por parte de nuestros amigos, familiares, clientes, vecinos y hasta de personas que no conocemos pero que nos han felicitado y apoyado, esto ha sido una verdadera revelación.

5: Satisfacción: Sentirse miembro pleno de una cultura, de un país, ciudadano igual, con todos los derechos y con todos los deberes, nos produce una alegría infinita. Este no es el final de nuestra lucha, pero fue un paso gigantesco.

Tenemos un infinito agradecimiento con la Corte Constitucional, con la Señora Juez 67 con la ONG Colombia Diversa, y su equipo jurídico, con la Fiscalía General de la Nación, con la Defensoría del Pueblo, con el Consejo de Estado, con los medios de comunicación y con tantas otras entidades humanitarias que han obrado bajo el entendido que el respeto a Derechos Humanos son la base fundamental de nuestra sociedad.

La defensa del matrimonio y la familia han sido causas históricas del pensamiento conservador ¿es defensa del matrimonio igualitario una reivindicación conservadora del movimiento LGBTI?

Es una reivindicación liberal del movimiento LGBTI.

No todos los homosexuales quieren casarse pero si todos los homosexuales y los bisexuales y los asexuales quieren ser tratados de manera igual.

La orientación sexual de los seres humanos es distinta, es compleja y es variada pero es igualitaria en derechos, por lo tanto la reivindicación del matrimonio igualitario no es otra cosa sino un acto de justicia.

La Fundación Marido y Mujer acaba de impugnar el matrimonio concedido por la juez 67 de Bogotá. ¿Cuál es su reacción frente a esta acción? ¿Adelantarán alguna defensa legal?

Esta fundación, como otras muy básicas organizaciones homófobas, requiere permanente asesoría jurídica especialmente porque parte de su función misional está basada en la discriminación y la estigmatización del diferente. En el caso de esta impugnación, fue rechazada inmediatamente por que ellos no son parte del proceso. Aún si hubiese pasado, dice la ley: “Constituye un requisito indispensable para la procedencia de la impugnación la existencia de un agravio” y para ellos le sería muy difícil demostrar que nuestro casamiento hubiese producido agravio alguno a nadie.

Por tanto, no vale la pena intervenir. La juez 67 obró de manera coherente con el mandato de la Corte. Uno de los predicamentos de la sentencia C-577 de la Corte Constitucional dice “Para la Corte, no existen razones jurídicamente atendibles que permitan sostener que entre los miembros de la pareja del mismo sexo no cabe predicar el afecto, el respeto y la solidaridad que inspiran su proyecto de vida en común, con vocación de permanencia, o que esas condiciones personales solo merecen protección cuando se profesan entre personas heterosexuales, mas no cuando se trata de parejas del mismo sexo. A su juicio, la protección a las parejas homosexuales no puede quedar limitada a los aspectos patrimoniales de su unión permanente, pues hay un componente afectivo y emocional que alienta su convivencia y que se traduce en solidaridad, manifestaciones de afecto, socorro y ayuda mutua, componente personal que se encuentra en las uniones heterosexuales o en cualquier otra unión que, pese a no estar caracterizada por la heterosexualidad de quienes la conforman, constituye familia.”

¿Cuáles son los cimientos tradicionales de nuestra sociedad que se resisten a permitir nuevas formas de matrimonio y de familia?

La fuerza aplastante de la mayoría es uno de ellos, es muy difícil pretender que una persona heterosexual entienda o se interese en lo que le pasa a las personas de diferente orientación sexual por eso caen tan fácilmente en los prejuicios culturales y religiosos.

Lo poco que han avanzado la sicología y la sociología, que son dos profesiones que hasta ahora van como en mediados del siglo pasado. Si la ingeniería, la arquitectura, la medicina, la electrónica todos los días nos avasallan con sus hallazgos, la sociología todavía está estudiando el fenómeno hippy del siglo pasado o las razones del avance del movimiento guerrillero en nuestro país. Se hace 60 años las asociaciones de siquiatría retiraron a la homosexualidad como una patología, es increíble que todavía sigamos hablando en voz baja del tema.

La religión es otro. Las sociedades y especialmente las del tercer mundo son esclavas de los movimientos religiosos a los cuales han dado una prevalencia no merecida. Yo, Carlos soy Ateo y Gonzalo es Católico, Apostólico y Romano, esta diferencia cultural no ha afectado de manera alguna nuestra relación. No obstante, en ocasiones, le he sugerido a Gonzalo que se mude a un movimiento menos rígido como el protestante o a alguna otra religión más humanista.

¿La normalización de las relaciones homosexuales pasa necesariamente por la posibilidad de casarse y conformar una familia? ¿Hay otros temas prioritarios en la agenda del movimiento LGTBI? ¿Cuáles?

Si, la normalización de las relaciones de las personas LGBTI es la aceptación del no heterosexual como una persona con todos los derechos civiles, El matrimonio es uno de esos derechos.

Ya somos familia, tanto la Corte Constitucional como El Consejo de Estado nos han reconocido como tal.

No soy vocero de la comunidad pero hay muchos temas con igual prioridad en la agenda LGBTI, se me ocurren algunos como, el manejo cultural y económico de la transexualidad, los derechos de los menores LGBTIA (la A es de asexuales), la inclusión del LGBTIA en la cotidianidad, aceptación del comportamiento, inclusión en todo tipo de organizaciones y muchas otras más que cada una de las letras tiene.

¿Si la adopción fuera legal para parejas del mismo sexo, cuál será la principal herencia que le dejaría a un hijo adoptado?

La educación en valores humanos, especialmente en la valoración del otro como un ser igual en derechos, el respeto y el amor por los demás. El valor de la empatía (ponerse en el puesto del otro).

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here