Sense8, la última producción de Netflix, dirigida por las Hermanas Wachoski, ha creado furor y con una sola temporada ya tiene un grupo inmenso de seguidores que se vieron la serie capítulo, tras capítulo sin parar. Una escena es especial generó gran controversia. Una extraña orgía en la que participan dos hombres heterosexuales, dos homosexuales, una mujer trans y una lesbiana. Pero más allá de los cuerpos desnudos, la sensual canción y el torbellino de emociones; esta escena es importante porque resume uno de los subtextos más importante de esta serie: la basta diversidad sexual de sus personajes.

Mira la escena a continuación:

Si bien otras producciones de Netflix son reconocidas por la complejidad sexual de sus personajes; House of Cards, Orange is the New Black, y la más reciente Grace and Frankie; en esta oportunidad el guión no se cierra en casillas como la heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, o lo queer; sino que tiene personajes que navegan entre todos estos aspectos, lo cual si nos vamos a la escala de Kinsey (la cual establece diferentes grados de comportamiento sexual), sería lo más normal.

Nomi Marks y Amanita

Nomi Marks y Amanita

Nomi es una mujer trans, que está en una relación con Amanita, una lesbiana. Aunque para muchos pueda parecer extraño, esta relación demuestra que la orientación sexual y la identidad de género son dos mundos apartes, que el cine y la televisión tienden a simplificar. No todas las personas que cambian su sexo son homosexuales o heterosexuales, dependiendo de donde se le vea y es muy importante empezar a tumbar desde el entretenimiento esta nociva e ignorante creencia. Y aunque en la serie no se especifica en ningún momento si esta es la primera relación que Nomi tiene con una mujer, y Amanita con una trans; sí presenta su noviazgo como una relación seria, abierta y además sexualmente diversa. Un perfecto ejemplo del pansexualismo.

Por otro lado, el programa tampoco se queda corto a mostrar problemáticas de la comunidad trans sin ser el foco de su historia. La madre de Nomi no la acepta y persiste en llamarla Michael, aunque cuenta con el apoyo de personas como su hermana. Y muestra además una activista comprometida con la comunidad LGBT -asiste a marchas, es una vloggera- pero a la su vez capaz de criticar abiertamente la forma en que el activismo gay funciona. La cual es en realidad una posición de muchas personas de la comunidad que no logran identificarse con la forma en la que luchamos por nuestros derechos.

Lito Rodríguez, Hernando y Daniela

Lito Rodríguez, Hernando y Daniela, Sense8

De entrada la relación de Lito y Hernando no ofrece nada novedoso. Dos hombres gays, atractivos, con buen cuerpo, buen gusto, uno de ellos sigue en el closet por tener una carrera actoral en un contexto latino; pero luego llega Daniela y escala la relación. No solamente ella acepta hacerse pasar por la novia de Lito para que los paparazzi y la prensa no sospecharan de su homosexualidad, sino que terminan envueltos en una relación poliamorosa donde los tres se quieren de alguna forma,y aunque Lito solo sostiene relaciones sexuales con Hernando; Daniela, quien acepta que le excita ver porno gay, entra a la relación como una tercera parte voyerista y con eso tiene suficiente para estar satisfecha.

Así que mis aplausos a Netflix, los Wachoski y todos los actores que se atreven a hacer estos papeles sin prejuicios. ¿Qué queremos ver en nuestras pantallas? Queremos ver la realidad, así sea una historia de ficción.

Sense8

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here