Defensores de los derechos humanos denuncian ataques homófobos en el país musulmán más poblado del mundo.

“Los derechos de los ciudadanos, como ir a la escuela u obtener una cédula de identidad, están protegidos, pero no hay lugar en Indonesia para la proliferación del movimiento LGBT”, declaró a la AFP Johan Budi, portavoz de la presidencia.

Tras una serie de ataques verbales de ministros, religiosos partidarios de una línea dura e influyentes organizaciones islámicas, Human Rights Watch insistió en un “deterioro” de los derechos en un nuevo informe.

El gobierno y altos funcionarios respondieron al informe indicando que la protección de los derechos LGBT no es una prioridad.

El informe de HRW dice:

El impacto de la retórica anti-LGBT por parte de los representantes del gobierno es enorme para nosotros como personas.

Esperamos los organismo de Derechos Humanos concienticen a los funcionarios indonesios para tomar como prioridad la voz de las minorías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here