Quien llegó a ser el primer parlamentario abiertamente gay de Brasil, Jean Wyllys, tuvo que renunciar al cargo como representante por Río de Janeiro del PSOL, debido a constantes amenazas de muerte en su contra.

La llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil, ha representado opresión, discriminación y un aumento en los crímenes de odio. Ni siquiera con su posesión en el poder, sino desde el momento de su elección, esto debido a sus discursos llenos de homofobia, misoginia, racismo y fascismo, que aprueban medidas violentas de grupos extremistas en contra de la diferencia.

Entre los hechos determinantes que impulsaron a Wyllys para tomar esta decisión está, la persecución de la que ha sido víctima luego del asesinato de la activista de derechos humanos Marielle Franco, el pasado 14 de marzo de 2018 en Río de Janeiro, quien pertenecía a su mismo partido.

“Me aterroriza saber que el hijo del presidente contrató en su gabinete a la esposa y la madre del sicario (de Marielle)… El presidente siempre me difamó, siempre me insultó de manera abierta, siempre utilizó la homofobia contra mí. Ese ambiente no es seguro para mí”, declaró ante el periódico Folha de São Paulo.

Desde el asesinato de Franco, el diputado Jean se veía obligado a andar con protección y en su entrevista con el periódico Folha de São Paulo, declaró haber sido objetivo de difamación en redes sociales y las amenazas que mantenían en su contra llegaron a extenderse a diferentes miembros de su familia.

Grupos de whatsapp pro-Bolsonaro llegaron a declarar a Wyllys como un enemigo aserrimo del actual presidente con conversaciones donde se hablaba incluso de su muerte como un gran premio para la democracia brasilera.

Más allá de esta triste noticia, el PSOL (Partido Socialismo y Libertad) dio a conocer que la causa LGBTIQ seguirá teniendo un representante y doliente en el Congreso, ya que con la renuncia de Wyllys, el cargo pasa a ser de David Mirada, también abiertamente gay y actualmente se encuentra casado con el abogado y periodista estadounidense, Glenn Greenwald.

También declaró ante el Folha saber que la violencia política en su país pasará y por eso abre las puertas a volver en el futuro a Brasil y tal vez también a la política: “Hay muchas otras formas de luchar por la causa que no sea de forma institucional”.

¡Nuestra solidaridad y apoyo total con Jean Wyllys en el camino que viene para él! Este tipo de hechos nos confirman que estamos del lado correcto de la historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here