El príncipe Manvendra Singh Gohil ha roto estereotipos, tradiciones y tabúes a lo largo de toda su vida gracias a su orientación sexual y vivir fuera del clóset.

Se trata del único miembro de la realeza india que confesó ser homosexual, se divorció de una princesa con la que se había casado por “conveniencia” y fundó una obra de caridad para ayudar a personas LGBT.

Sin embargo, su último plan podría ser el más audaz hasta el momento. Desafiando a sus padres, que lo desheredaron después de admitir públicamente que es gay hace más de una década, Singh abrió los terrenos de un palacio de seis hectáreas para personas lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas en un país donde las relaciones entre personas del mismo sexo son ilegales.

El centro de acogida se ejecutará en conjunto con “Lakshya Trust”, la organización benéfica para personas LGBT que el príncipe Manvendra fundó en 2006. El palacio de Hanumanteshwar, construido por uno de sus antepasados en 1927, ahora será circundado por nuevas estructuras que servirán para alojar a hombres y mujeres que han sido expulsados de sus hogares.

Al recordar el escándalo mediático causado al revelar su sexualidad, el príncipe Manvendra, de 52 años, dijo que cree que la sociedad india cambió para bien desde entonces. Por ejemplo, el año pasado la Corte Suprema del país emitió un fallo histórico que confirma los derechos de las personas LGBT a expresar su sexualidad sin discriminación. Desde entonces, durante una década, Manvendra dedicó su vida a ayudar a las personas LGBT que son menos privilegiadas que él.

Como es común en la aristocracia, la familia del príncipe Manvendra adoptó una postura tradicional y decidió aplacar sus sentimientos sobre su sexualidad eligiéndole como esposa a Chandrika Kumari, una princesa del estado de Jhabua.

Se divorciaron después de un año, en 1992. Con la esperanza de encontrar una “cura” para su sexualidad, el príncipe Manvendra afirmó que sus padres se acercaron a los médicos para encontrar una “solución”.“Desafortunadamente para ellos, los médicos se sensibilizaron con estos problemas y trataron de explicar que estaban perdiendo el tiempo”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here