La profilaxis pre-exposición (PrEP) es el esfuerzo más reciente destinado a ampliar las opciones de prevención combinada del VIH en grupos de población clave, como hombres que tienen sexo con hombres y trans femeninas.

Consiste normalmente en una combinación de tenofovir y emtricitabina que se toma diariamente por vía oral en forma de comprimido.

Esta es extremadamente eficaz en la prevención de infecciones por el VIH cuando se toma con regularidad. Diversos proyectos que ofrecen la PrEP como opción de prevención a través de los servicios amigables, han demostrado su eficacia en la prevención de la transmisión sexual del VIH en las personas en riesgo o más expuesta al VIH, tales como las parejas serodiscordantes, los hombres gay y hombres que tienen sexo con hombres, y algunas mujeres jóvenes y trabajadoras sexuales.

¿A quién va dirigida la PrEP?

Se recomienda la profilaxis pre-exposición a las personas que son seronegativas, pero que pertenecen a grupos de personas en riesgo significativo. Las personas que más se pueden beneficiar de la PrEP viven en zonas donde existen altas tasas de VIH sin diagnóstico, ni tratamiento y donde no siempre se utiliza preservativo. Las personas que comiencen la profilaxis pre-exposición deben ser seronegativas y realizarse a las prueba del VIH cada tres meses.

Una opción dentro del paquete de la prevención combinada:

La PrEP se suma al paquete de opciones de prevención eficaces ya disponible. Debe utilizarse junto con otros métodos de prevención, como los preservativos masculinos y femeninos y la terapia antirretrovírica para todas las personas que viven con el VIH. No existe ningún método de prevención del VIH que asegure un 100% de protección, y la PrEP no impide la transmisión de otras enfermedades de transmisión sexual ni previene embarazos no deseados. Los preservativos siguen siendo la herramienta de prevención del VIH más asequible y con mayor disponibilidad y, por ello, siempre se deben ofrecer junto con la PrEP. Sin embargo, el hecho que no se haya podido frenar los nuevos casos de VIH en algunas poblaciones clave, la PrEP podría revolucionar la prevención del VIH.

¿Cuales son las ventajas de la PrEP?

Las ventajas de elegir la PrEP pueden ser tanto psicológicas como físicas, y el uso de la PrEP puede contrarrestar la ansiedad y el aislamiento que padecen algunas personas que consideran que no son capaces de controlar su riesgo de exposición al VIH. La PrEP puede ofrecer una mayor autonomía a la hora de tomar decisiones, a lo que también puede añadirse una reducción del riesgo. La PrEP puede ayudar a mejorar la comunicación y la intimidad en la pareja, a reducir el miedo a la violencia dentro de la pareja, a mejorar la autoestima y a lograr un mayor compromiso en todos los aspectos relacionados con la salud sexual. Así también, aumenta el acceso de sus usuarios a los centros de salud a realizarse la prueba de VIH, el diagnóstico de otras ITS y recibir su tratamiento.

El número de personas que, según los informes, han recibido PrEP al menos una vez en el último año ha subido drásticamente en los últimos años, desde menos de 2.000 en 2016 hasta más de 290.000 en 2019. En varias ciudades en América del Norte, Europa y Australia donde la PrEP está ampliamente disponible, ha contribuido a una acusada reducción en las infecciones por el VIH. Sin embargo, se sigue lejos del objetivo de alcanzar 3 millones de personas a escala mundial para lo que fue este 2020.

Tomado de ONUSIDA Latina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here