Una experiencia sensorial, un espacio por descubrir entre cuerpos y masculinidades, hedonismo puro y una leve oscuridad que vuelve la realidad todo un misterio para la vista, pero un paraíso en potencia para el tacto.

Sin límites y lejos de los juicios que cargan la opinión pública y las calles de Medellín, en el centro de la ciudad se ubica un templo al cuerpo masculino, Men’s Porno Bar. Una grafiteada fachada que invita a vivir en paz entre la monocromática rutina de Girardot (Carrera 43) camufla tres pisos de tardes y noches inolvidables para quienes las viven.

En un limbo, entre video, bar, terraza e incluso un lugar de cruising, está Men’s, un espacio donde sólo se permiten hombres, sin importar su orientación sexual con tal de estar dispuestos a dejar las cargas del día entre buenos momentos y experimentación.

Ambientado con EDM que aumenta su beat al tiempo que la luz tenue va reduciendo en cuanto se sube cada piso, el lugar envuelve entre deep house, garage, shallow house y chill out a sus visitantes en una experiencia psicodélica que de acuerdo al ritmo de cada quien se va dirigiendo a un dulce orgasmo colectivo.

Abierto de domingo a domingo desde las 2 de la tarde, cada día este templo al placer tiene una temática diferente, una manera de convocar innovadora para que cada uno encuentre lo que le gusta del hombre y disfrutarlo sin penas, ni barreras. Con un interesante concepto, quincenalmente los sábados se convierten en noches de boxers o nudistas según la fecha, para que la ropa deje de estorbar y el contacto sea el protagonista de las fantasías sexuales.

Como si se hubiese quedado atrapado en el tiempo, la decoración del lugar juega con estéticas kitsch a través de elementos vintage como televisores en blanco y negro con pornografía gay de décadas pasadas, o sillas estampadas con los rostros de celebridades y superhéroes.

Entre pequeños cuartos de cine que invocan la nostalgia de antiguos teatros XXX se reparten estanterías con cientos de películas porno gay, afiches de actores de producciones para adultos y libros sobre el Orgullo alrededor del mundo, arte y desnudez masculina.

El rojo como aliado del erotismo juega un papel primordial en el subconsciente de quienes visitan a Men’s para desaforarse y hacer realidad su más íntimos deseos… Luego de visitar el bar en el primer piso, las escalas junto a un baño con espejos parecieran conducir al maravilloso paraíso o al mismísimo infierno si así se desea.

Su terraza con una pequeña fuente y unas cuantas plantas sirven de espacio para fumadores, de lugar de descanso para quienes quieren tomar un poco de aire o simplemente tomarse su cerveza mientras observan los cuerpos que entran y salen de los laberintos y cuartos oscuros, buscando más y más oportunidades para sentir la noche intensamente.

En Men’s la experiencia es personal, sólo tú podrás definir hasta que punto llegará el cuerpo y cómo lo hará, porque no existen los límites cuando se habla de liberar la sexualidad y vivir las nuevas masculinidades. El sexo, la libertad y los buenos momentos son la base de este lugar que ofrece un mundo por ser descubierto.

Hablar más allá de Men’s Porno Bar es imposible, una experiencia que debe vivirse… ¿Te animas a que la vivamos juntos?

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here