Sobre las infecciones oportunistas del VIH y cómo evitarlas

597

Sí, uno de los riesgos de contraer VIH son las infecciones oportunistas y en caso de presentar alguna, debemos presentarle atención y realizar el tratamiento correcto.

No, un diagnóstico de estos no significa que vayas a morir, pero conocemos que la brecha del diagnóstico es muy grande y muchas veces la persona conoce que vive con el virus cuando ingresa al hospital con una de estas infecciones.

El médico especialista en VIH, Héctor Garay, habló de esto en la trasmisión en vivo que realizó junto con Laboratorios Richmond Colombia para educarnos un poco en este tema.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Héctor Garay (@docgaray) el

“Son aquellas enfermedades que aprovechan el sistema inmune bajo. El virus del VIH lo que hace es dañar nuestro sistema de defensas, particularmente unas células especiales que se llaman CD4, que dan respuesta a agentes externos. Se llaman oportunistas, porque si la persona tuviera un sistema inmune competente, no las presentaría”, explica Garay.

Estas infecciones se dan por dos razones: No conocer el estado serológico o una mala adherencia al tratamiento y pueden ser causadas por virus, parásitos o bacterias y dentro de ellas hay diferentes patologías que incluso pueden dejar secuelas. Aunque son muchas, estas son algunas de las más comunes:

Toxoplasmosis cerebral

Es un parásito transmitido por las heces de los perros y los gatos que contagia a la mayoría de personas, pero usualmente no tiene efectos ya que se encapsula muscularmente. Sin embargo, cuando el sistema inmunológico se deprime, el parásito se reactiva y viaja al cerebro formando unos quistes que van a predisponer a la persona a tener cuadros cerebrales que incluyen alteraciones del estado de conciencia, alucinaciones, convulsiones o hasta un coma.

Citomegalovirs

Es un virus que pertenece a la familia de los herpes. Tiene la capacidad de producir una meningitis cerebral y, como todo virus, no se cura y queda en estado latente. Este virus puede causar retinitis y dejar a la persona ciega.

Candidiasis

Es producida por un hongo y es relativamente común en infecciones de la piel o la vagina. Solo se considera oportunista en la forma esofágica, es decir, cuando afecta el esófago o cuando compromete vías respiratorias.

Criptococosis

Es una infección pulmonar generalizada que se adquiere a través de la inhalación de tierra contaminada con un hongo de las heces de aves. Los síntomas que produce son los de la neumonía, la meningitis o el compromiso de la piel, los huesos o las vísceras.

Síndrome de reconstitución inmunológica

Cuando una persona tiene el sistema inmunológico muy mermado, tiene infecciones, pero aunque esté enferma, no está tan deteriorada clínicamente porque su sistema inmunológico no responde. Entonces las infecciones entran como Pedro por su casa. Cuando iniciamos tratamiento antirretroviral -TAR- ese sistema inmunológico se despierta y genera una respuesta inflamatoria y muchas veces eso genera más síntomas que el mismo VIH. Entonces la persona puede hacer una respuesta muy severa y complicarse.

Tuberculosis

Si bien la tuberculosis no es un marcador por VIH, sí se da más frecuente en personas que son inmunosuprimidas, lo que sí son marcadores es cuando se da extrapulmonar y también puede infectar otros sistemas, también puede infectar el cerebro, los intestinos, renal, ganglios linfáticos.

Histoplasmosis

Es otra enfermedad causada por un hongo que afecta el sistema nervioso. Se encuentra en forma generalizada, forma pulmonar, forma cutánea y es bastante frecuente en nuestro país.

Herpes

Aunque no está entre las enfermedades oportunistas como tal, las formas severas de infección por herpes sí nos dan indicios de un posible diagnóstico de VIH.

Dermatitis seborreica

Es una enfermedad que le puede dar a cualquier persona con predisposición, pero las formas severas que compromete toda la cara, el pecho, las piernas, todo el cuerpo; sí son marcadores de inmunosupresión y entre ellos se considera descartar VIH.

Tipos de cáncer

Dentro de esos algunos tipo de linfoma y el conocido sarcoma de Kaposi. Es un cáncer que puede afectar la piel y las mucosas del paladar, el recto o los órganos gástricos es un marcador de infección avanzada por VIH.

Ya que estas enfermedades no siempre se presentan de manera progresiva, sino que el paciente puede estar bien y de un momento a otro terminar en el hospital, es importante hacer lo que podamos para evitarlas.

La primera herramienta que tenemos es el diagnóstico oportuno del VIH. No debemos esperar a presentar síntomas de nada para realizarnos la prueba, sino que hacerlo a manera de chequeo cada seis meses o una vez al año. De esta forma, evitamos que la infección progrese y nos deje en exposición a las enfermedades oportunistas al debilitar nuestras defensas.

La segunda, es una vez conociendo nuestro diagnóstico, debemos ser adherentes al tratamiento, es decir, tomarlo todos los días y tomarlo correctamente en los horarios indicados. Si somos desjuiciados con el tratamiento, corremos el riesgo de perder el control, generar resistencias y bajar nuestras defensas.

Recuerda que una persona con VIH no es necesariamente inmunosuprimida, pero puede serlo si no tiene el tratamiento adecuado. Está también en tus manos evitar una infección oportunista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here