La maestra Bianka Lins representó a la comunidad LGBT en el día 8 del Relevo de la Antorcha Olímpica.

“Si los Juegos Olímpicos representan la unidad entre los pueblos, no hay nada más justo que un transexual portando la antorcha”. Es lo que dijo Bianka Lins después de llevar el pasado 10 de mayo la Antorcha Olímpica Rio 2016 en el pequeño pueblo brasileño de Curvelo.

Además de llevar el espíritu de los Juegos a más de 300 localidades en todo Brasil, el relevo de la antorcha también busca promover los valores Olímpicos de inclusión y tolerancia. Lins, una maestra de escuela secundaria con 26 años, dijo: “Por sobre todo, la educación es la mejor herramienta para transformar al mundo”.

Carlos Tufvesson, director de la unidad de diversidad en la alcaldía de Río, dijo que la participación de Lins demostró el compromiso por el respeto y la tolerancia. “Los Juegos fueron creados para unir a la gente a través del deporte, por lo que incluir a las personas LGBT es muy importante”, explicó en referencia a la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero. “Es hermoso que Rio 2016 se haya sumado a esta misión”, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here