Definitivamente a los 30, a los 40 y a los 50 años nos comportamos de diferente manera cuando vamos a conocer a alguien, cuando tenemos una cita amorosa o sexosa. Con el paso de los años uno se vuelve un poco más “picky”, si no exigente, por lo menos sí valoramos más los detalles. Me gusta mantener lo casual, lo espontaneo del momento y no me gusta planear demasiado las cosas, pero creo que hay algunos puntos que sí es importante y práctico tomar en cuenta.

[ group=”Tones” random=”1″ limit=”1″]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here