“¿Qué carajos tiene que ver una cosa con la otra?”, le pregunto Diva Rebeca a William López, médico dermatólogo (@dr.lopez.derma) sobre el VIH y el cuidado de la piel.

La misma pregunta que nos podremos hacer muchos, pero gracias a la transmisión en vivo organizada por Laboratorios Richmond Colombia pudimos ver que si es un asunto importante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Omar Vásquez 🌈 (@soyomarvasquez) el

Aquí cinco puntos a tener en cuenta al respecto.

1. Las personas que viven con VIH pueden tener una piel más reseca:

La infección por VIH puede generar resequedad en la piel, incluso hasta el punto de generar escamas, lo que se denomina ictiosis, por lo que toca cuidarse”, explicó López.

Pero los cuidados son en realidad muy sencillos y son indicaciones que se le dan también a las personas sin el diagnóstico.

Se debe tener un limpiador, como un jabón facial, para limpiar las impurezas. Después utilizar un hidratante para humectar la piel. Y, finalmente, nunca olvidar el protector solar, que además de evitar el cáncer de piel, evita el envejecimiento.

No olvidar que hay productos cosméticos y dermatológicos, los primeros siendo más económicos, por los segundos estando avalados por estudios médicos.

2. La piel puede dar indicios de una posible infección por VIH:

Probablemente se pueden estar preguntando, tal como lo hice la Diva, que “A mi me habían dicho que no existen síntomas para el VIH, pero si de pronto existe una alerta. ¿Una cómo puede notar? Juepucha me salió una verruga, tengo VIH. Póngame en contexto, dígame dónde me va a salir”.

Aunque la respuesta sigue siendo que no hay síntoma que confirme el diagnóstico, cuando hablamos de la piel, si hay señales, que puestas en contexto con la historia clínica, pueden indicar que es pertinente realizar una prueba.

“Por ejemplo el paciente que tiene caspa, pero esa caspa se vuelve muy severa, muy difícil de manejar y nunca mejora. El paciente que tiene dermatitis seborreica severa o que incluso le puede comprometer la cara, el pecho o la espalda, puede sospecharlo. No necesariamente lo va a tener, pero si valdría la pena investigarlo”, señala López.

Sobre todo durante el síndrome retroviral agudo, que da una semanas después de la infección, se pueden presentar afecciones en la piel, que al ir acompañadas de fiebre o malestar general, indican una posible infección.

Recordemos que muchas personas son asintomáticas y es importante realizarse la prueba así no haya presentado ningún síntoma.

Adicionalmente también tienden a ser una muestra de que el paciente no está procesando bien un esquema y se debe cambiar cuando produce constantes brotes en la piel o problemas como la ictericia.

3. Las personas que viven con VIH pueden tomar medicamentos para el acné , pero se debe informar el diagnóstico a su profesional dermatológico:

Cada vez más hay personas muy jóvenes con VIH, por lo que ha llevado a los médicos a lidiar con la compatibilidad entre medicamentos y antirretrovirales. El acné, por ejemplo, que se presenta usualmente en la adolescencia, es uno de ellos.

Sin embargo, López asegura que la mayoría de esas medicinas son seguras, solo se debe tener abstención con la Isotretinoina, más conocida como Roacutan, ya que se metaboliza en el hígado, como muchos de los antirretrovirales que tomamos.

4. Algunas de las enfermedades oportunistas son en la piel:

Empezando por hongos en la piel hasta el conocido sarcoma de Kaposi, que en los ’80 y ’90 era uno de los síntomas más normales en las personas seropositivas, ya que no había un tratamiento completo que evitará el avance de la infección y la mayoría de las personas hacían el recorrido completo al estadio Sida.

Y aunque hoy en día ese no debería ser el caso, “cuando la infección ha avanzado y los paciente tiene inmunosupresión, son personas que pueden presentar fácilmente cáncer de piel. Son señales de alerta, porque usualmente se presentan en personas mayores de 60 años” comenta López.

5. Sí, las personas que viven con VIH pueden realizar procesos estéticos como el botox y el ácido hialurónico:

“No que porque tenga VIH no me puedo poner el botox o el ácido hialurónico, no. Todo lo contrario. Los materiales de relleno, la primera indicación que se le aprobó en Estados Unidos fue para pacientes VIH. Resulta que los pacientes VIH por el curso de su enfermedad como por el evento secundarios de los medicamentos, tiene un efecto secundario en la piel que se llama lipodistrofia. Pérdida o acumulacion de grasas en zonas localizadas”, precisa Lopez.

Solo se debe tener precaución con el uso de biopolímeros, ya que son material no compatibles con la piel y al no hacer fusión con el organismo, en cualquier momento pueden generar un rechazo.

Para conocer más información sobre el VIH, no te pierdas las transmisiones en vivo que está realizando Laboratorios Richmond Colombia en la cuenta de Instagram de Diva Rebeca (@soyomarvasquez).

El próximo 20 de octubre, la cita será con el activista VIH y cofundador de MásQueTresLetras, Miguel Angel Lopez, que hablará sobre vivir con el diagnóstico y llevar una vida basada en la actividad física.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here