El Papa Francisco habla de la necesidad de una ley al interior de la religión católica que reconozca la unión civil de personas del mismo sexo. Nunca, en la historia de El Vaticano, un Pontífice se había atrevido a respaldar los derechos de la población LGBTI+.

Este 20 de octubre, como si ya no existieran suficientes motivos para declarar el 2020 como un año poco convencional, en la presentación del documental “Francesco” en el Festival de Cine de Roma, se conocieron las declaraciones del Papa Francisco, en las que habla de la necesidad de reformar las leyes de la Iglesia Católica, con el fin de reconocer las uniones civiles de personas del mismo sexo.

«Las personas homosexuales tienen derecho a ser parte de una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso», explica el Papa en un pasaje del documental realizado por el estadounidense de origen ruso Evgeny Afineevsky, director nominado al Oscar.

Estas afirmaciones del Pontífice, quien en ocasiones anteriores se le ha escuchado con posturas menos radicales hacia temas relacionados con la diversidad sexual, han causado un revuelo en el mundo occidental, pues nunca antes en la historia de la Religión Católica, otro Papa se había atrevido a exponer públicamente la intención de que en el Estado de El Vaticano se avanzara en el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI+ y abrir la puerta para modificar las leyes que permitan la unión de las parejas diversas.

Es necesario hacer claridad que en ningún momento, durante los testimonios del Pontífice, se habla de “matrimonio” civil para personas del mismo sexo, lo que ha generado algunas expresiones del rechazo o inconformidad por parte de activistas y organizaciones LGBTI+ en el mundo.

Visto como una gran paso para muchxs y como una ofrenta para otrxs, lo que sí es cierto, es que la Religión Católica, por primera vez en los años que lleva de existencia, abre la puerta para acercarse a sus feligreses LGBTI+ que, de seguro, deberán estar celebrando este gran avance de su lucha al interior de su comunidad religiosa.

Como ha sido siempre la política editorial de egoCity, invitamos a celebrar el vaso medio lleno y continuar trabajado a través del amor, porque el reconocimiento de la igualdad es imparable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here