Me gusta más hablar de estilo que de moda porque con los años vamos encontrando nuestra identidad, comenzamos a ser más congruentes con nosotros mismos, a vestirnos y expresarnos en base a lo que sentimos sin el afán de agradar a nadie más. La moda pasa, el estilo se queda.

Yo siempre voy a favor de la libertad, de la creatividad, de encontrar formas de divertirnos y expresarnos al vestir, por lo que no coincido mucho con la gente que dice que “cada quien debe vestir conforme a su edad”. Creo que cada quien debe vestir conforme a lo que siente y le hace sentir cómodo.

Si bien, el vivir cada etapa de nuestra vida “a full” nos ayuda a dar pasos hacia adelante y a querer explorar nuevas posibilidades en todo, hay mucha gente que vive añorando la infancia, por lo que su estilo tiende a ser aniñado. Habrá a quien le guste y a quien no, habrá quien incluso les llame “ridículos o ridículas” pero lo importante es que uno siempre se sienta cómodo en su propia piel y con lo que lleva encima.

En lo personal, ahora de cuarentón me gustan los códigos de vestimenta. Me gusta vestir formal cuando la ocasión lo amerita, casual en un fin de semana, lo que siempre uso son accesorios. A veces los accesorios pueden darle una apariencia completamente distinta a nuestra ropa y sin duda, pueden ser el sello de nuestro propio estilo.

Pulseras, corbatas, pisacorbatas, moños, collares, mancuernillas, sombreros, gorras, lentes, calcetines, zapatos, … ¿Te gustan los accesorios? ¿Los usas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here