Ángela Ponce y España han cambiado la historia con su presencia en el Miss Universo, visibilizando las realidades trans y la discriminación.

Aunque no haya quedado como Miss Universo, Ángela Ponce ha logrado en esta edición del certamen más que cualquier otra reina de belleza, rompiendo paradigmas y sobre todo dándole su lugar a las personas trans.

Ha quedado tan clara la transformación que Ponce ha logrado, que incluso, aunque no haya quedado entre las 20 semifinalistas, la organización del certamen le rindió un sentido homenaje frente a millones de espectadores a nivel global, con ovación de pie por parte de las personas asistentes.

La realidad de muchas personas va a cambiar y si yo puedo llevar eso al mundo, yo no necesito ganar Miss Universo, solo necesito estar aquí

Anteriormente, Ángela Ponce ya había dejado claro que su intención más allá de poder ganar el Miss Universo, era representar a mujeres y hombres trans alrededor del mundo que siguen siendo víctimas de patrones de discriminación de manera sistemática a lo largo del globo terraqueo por el simple hecho de ser fieles a su esencia.

Luego de elegirse las 20 semifinalistas, grupo al cual no entró la Miss España, el certamen reconoció la historia de la primera mujer transgénero en hacer parte del certamen de belleza más importante del mundo. Finalmente la ganadora fue Filipinas, luego de una ronda de preguntas en las que se abordaron la legalización de la marihuana, el movimiento #MeToo, inmigración y la libertad de prensa.

Nos alegramos por el título para Filipinas, pero realmente para nosotros la reina ha logrado ser Ángela Ponce, una apuesta de diversidad de España en tiempos de crisis alrededor del mundo donde pareciera que nuestros derechos pudieran ir en retroceso. Acá se ha dejado un precedente de visibilización que ni siquiera los más radicales podrán negar.

¡Aplausos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here