VJ Dexter

Raymond Rossell, a.k.a. VJ Dexter, artista audiovisual venezolano. Activista LGBT y político. Romántico realista. Amante de los cartoons y fan de Jem & The Holograms.

Articulos Recientes

Cortico pero sustancioso: tendencia en las rutinas de entrenamiento

En respuesta a las dinámicas actuales, las cuales restringen cada vez más el tiempo para desarrollar actividades que propendan por nuestra salud física y...

Acoso por transfobia en Miami termina en una gran pelea contra acosadores

Este lunes se hizo viral un video donde se observa a dos hombres que acosan a dos mujeres trans en una pizzería cubana de...

FITUR Gay (LGBT+) celebra una década con el lema “Orgullos del Mundo”

Del 22 al 26 de enero se realizará la FITUR en Madrid, donde tendrá lugar la décima edición de FITUR Gay (LGBT+), este año...

Drag al parque

Reconocernos, incomodar, transgredir y construir. Palabras que podrían definir lo que pasó el pasado sábado 18 de enero en el Parque del Poblado: un parche...

¿Me pueden demandar por no contarle a una pareja que vivo con VIH?

Te despiertas una mañana y al prender el celular ves un mensaje de un amigo que te dice que hay alguien bajo un perfil...

El sexo y erotismo como expresión queer

¿Qué pasa cuando nuestra identidad se construye a partir de la interacción con diversos personajes fetichizados, prácticas masoquistas, gustos alternativos u objetos de toda...

Articulos del autor

¡Llegó LGBT+ Club!

Finalmente, después de un año de haber anunciado este proyecto, puedo traerles el primer streaming de LGBT+ Club, edición Medellín Pride 2019. Espero que sea la primera de muchísimas sesiones, que aspiro publicar para visibilizar el trabajo creativo...

¿A quién le importa lo que yo haga?

«A quién le importa lo que yo diga», «¡Sobreviviré!, buscaré un hogar»... podría citar infinitas letras de otras canciones súper conocidas por la comunidad LGBT, cantadas por la diva predilecta de cada quién, desde «Express Yourself» de...

El náufrago que alcanzó la orilla

¡Bienvenido VJ Dexter a egoCity! Despierto un día en Medellín, y la brisa en mi balcón me embriaga de optimismo. Las vivencias de un emigrante venezolano pueden ser narradas con palabras grotescas, pero ese no es mi caso. Terminó...