Un nuevo método de detección oral del VIH está siendo desarrollado por la Universidad de Stanford en Estados Unidos

Un grupo de científicos en la Universidad de Stanford en Estados Unidos desarrollan un método “más sensible” de detección del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

El nuevo test combina la tradicional prueba de saliva, que no es 100% efectiva en las primeras etapas del virus, con la fiabilidad de los análisis de sangre.

La forma más común de detección del VIH es buscar los anticuerpos en las muestras de sangre, proteínas que el sistema inmunológico va creando para atacar el virus y luchar contra la infección.

Esa prueba es mucho más conveniente en la búsqueda directa del virus, en parte porque los anticuerpos son relativamente abundantes en el sistema sanguíneo después de las primeras etapas de la infección, contrario a los fluidos orales pues los anticuerpos no se acumulan en la misma cantidad ni a la misma velocidad que en la sangre.

La no temprana detección del virus significa la infección de muchísimas más personas en una persona sexualmente activa, por eso el objetivo de los científicos es hallar un manera para localizar la cantidad de anticuerpos en las salivas puesto que es un procedimiento al que todo el mundo acepta someterse.

Durante la investigación, se diagnosticaron correctamente 22 personas positivas con VIH mediante otros métodos utilizados en estas pruebas.