Se requiere algo más que talento para traducir un ritmo tradicional como la cumbia colombiana al lenguaje electrónico de nuestro tiempo. Es preciso inclusive, poseer una convicción profunda sobre el significado del folclor del Caribe, haberlo sentido, haberlo vivido, haberlo bailado. Bomba Estéreo es una de esas bandas que hace música con las entrañas y que sin importar la latitud del planeta donde se presenten, la reacción que generan en el público es generalmente la misma, ¡BAILAR¡

En efecto el vacilón es contagioso. Desde Fuego, (2009) el pegajoso hit con el que se dieron a conocer y que está incluido en su álbum Estalla, la gozadera no ha parado. El mundo entero se rinde ante la cumbia y Bomba Estereo pone a bailar a los chinos, a los suecos, a los daneses, a los alemanes, a los sudafricanos y a los israelíes. En Estados Unidos son invitados de honor a los festivales de música y en unos pocos años de trayectoria son ya considerados como una de las bandas más importantes de Latinoamérica. Los elogios mediáticos van y vienen pero lo cierto es que los integrantes de Bomba Stereo son una amalgama de creativos que hacen música por convicción, si el éxito les toca a la puerta lo asumen como un valor añadido, una réplica apenas lógica de su talento.

Su virtud musical radica en la capacidad de cohesionar ritmos del Caribe colombiano como la cumbia, el merecumbé y la champeta con música electrónica, rock y algo de hip hop. La carismática samaria Li Saumet, vocalista de la banda, evoca con sus tonos de voz el espíritu de las cantadoras del Atlántico colombiano al mismo tiempo que matices raperos redefinen el ritmo y prenden la fiesta sobre el escenario. Por su parte, los músicos Simón Mejía, Julián Salazar y Enrique Egurróla imprimen un sonido cargado de frenéticos beats electrónicos y unos muy acertados efectos atmosféricos que le otorgan a la propuesta de esta banda ese carácter vanguardista y universal que les ha permitido conquistar numerosos escenarios internacionales.

Las sesiones acústicas son un verdadero viaje sonoro. Guitarras sentidas y evocadoras alternan con la voz dulce de Li Saumet, una cantante de aspecto infantil y sin pretensiones de diva pop quien nos sumerge en la profundidad de unas liricas bien pensadas como en el alma y el cuerpo y sintiendo del álbum elegancia tropical de 2014 pero interpretadas con la suficiente fuerza escénica como para cautivar a todos los públicos, especialmente el más joven. Al parecer, la música folclórica en Colombia recobra su fuerza, negándose a permanecer en el estereotipo que la considera música para viejos, en ello, Bomba Stereo actualiza su valor, le imprime energía vital y la mantiene vigente como un canto de celebración a la vida.

En estos tiempos frenéticos para el país donde los gustos y las tendencias prefabricadas nos impiden ver y oír mas allá, siempre es bueno que un coro enérgico nos recuerde que el fuego hay que mantenerlo prendido y no se puede dejar apagar.

Por:  Jaime Camargo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here