La presión política, mediática y comercial ha rendido frutos, el sultán de Brunéi da un paso atrás en la legalización de castigar con muerte el sexo entre hombres y el adulterio.

El pasado domingo, el sultán Hassanal Bolkiah declaró una moratoria sobre las leyes aprobadas en el último código penal de su nación que sancionaban la homosexualidad con lapidación, es decir que suspendió las radicales medidas que atentaban contra los derechos humanos.

Incluso organizaciones musulmanas se manifestaron en contra, expresando la radicalización del Islam que Brunei estaba aplicando bajo la excusa de hacer cumplir a cabalidad la sharía.

La ONU (Organización de Naciones Unidas) alertó que las leyes iban contra los estándares internacionales de derechos humanos, los cuales habían sido ratificados por Brunei en el 2006, establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

El pasado domingo, aunque el sultán finalmente habló sobre el código penal, luego del comienzo de su aplicación, para hacer pública la moratoria, su postura fue principalmente en defensa de aquellas nuevas leyes y argumentando “malas percepciones” sobre las mismas.

Esta decisión se da gracias, más que a la presión política, a los radicales ataques económicos y reputacionales que recibió el imperio hotelero del sultán a lo largo del mundo, incentivado por celebridades como Elton John, Ellen Degeneres, George Clooney y Dua Lipa.

Una evidencia más que… Discriminar no es un buen negocio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here