¡El amor derrumba brechas y hasta guerras! Estas cartas siguen los intercambios de Gordon y Gilbert, dos soldados británicos que fueron amantes durante la Segunda Guerra Mundial cuando el Código Penal y la Corte Marcial tenía prohibido las relaciones homosexuales.

Todo comienza con un curioso historiador, Mark Hignett, a cargo del Museo de Oswestry, que quería reunir elementos de archivo sobre esta pequeña ciudad con arquitectura medieval próxima a Gales.

En eBay, el hombre de 62 años se encuentra con una correspondencia que cubre el período (1939-1945), descubierta en una casa de Brighton y vendida por un departamento especializado en correo militar. Mark Hignett primero compró tres preciosas cartas, luego varios cientos, por un total de mil euros; estas reliquias hablan de la vida conyugal y evocan un futuro mejor bajo el sol de California.

Cartas de amor entre dos soldados durante Segunda Guerra Mundial
FOTO: newnownext.com

El curador en un primer momento se imagina una novia escribiendo en tinta azul los centenares de cartas trazadas en papel blanco, a veces con la estampilla del “Grand Hotel Bristol”, y dirigidas a un cierto Gilbert Bradley. Pero en el curso de las páginas, él y su equipo descubren que el firmante es en realidad un hombre: Gordon Bowsher.

“En ese momento, la pareja arriesgaba años de prisión o incluso trabajos forzados, además los soldados homosexuales podrían incluso ser fusilados”, analiza Mark Hignett, que se vanagloria por estos archivos con un “inestimable” valor histórico. Reconstruyendo las piezas de este rompecabezas epistolar, el equipo del Museo Oswestry rastreó el amor de los dos hombres mantenido en secreto bajo la amenaza de sanciones militares y desaprobación social.

Cartas de amor entre dos soldados durante Segunda Guerra Mundial
FOTO: newnownext.com

Gilbert Bradley y Gordon Bowsher estaban comprometidos bajo las banderas británicas. El primero trató de escapar del uniforme fingiendo epilepsia, pero finalmente fue mandado a Oswestry para ser entrenado como un artillero antiaéreo. Gordon Bowsher, de una familia adinerada que dirigía una compañía naviera y plantación de té, fue enviado como soldado de infantería a través de todo el país.

Los dos hombres se habrían encontrado en el amanecer de la guerra mundial en 1938, mientras que ambos estaban en un barco de Devon, y Gordon tenía una relación con el sobrino de Gilbert.

Dando a conocer la vida cotidiana de una pareja de enamorados a pesar de la homofobia de la época, esta correspondencia abre un capítulo inédito en la historia de la homosexualidad antes de su despenalización (1967 en Inglaterra), descargada de escándalos y procesos de maltrato.

Gilbert y Gordon atravesaron el conflicto mundial y continuaron sus vidas, uno en Inglaterra y el otro entrenando caballos en California; su correspondencia se interrumpe al final del conflicto, en 1945. Sin embargo, la correspondencia no descubre la razón de su ruptura…

Hoy, expuesta en el museo de la ciudad de Oswestry junto a un retrato de Gilbert descubierto en un sobre, la correspondencia servirá de trama a Mark Hignett para escribir una obra sobre la historia de los dos hombres. Como el cumplimiento de una profecía hablada setenta años antes.

De acuerdo con Peter Roscoe, activista de la población LGBT las cartas halladas son importantes para la historia pues deja claro que la homosexualidad ha existido en toda la historia incluso en los momentos más difíciles como la guerra.

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here