Naciones Unidas quiere agregar presión diplomática a los países que defienden exclusivamente el matrimonio heteronormativo.

La Gestapo fue la policía secreta oficial de la Alemania nazi. Así consideran, los políticos conservadores, que será la comisión a favor de la diversidad que vigilarán los acuerdos con colectivos LGBTI entre estados por parte de la ONU.

El 17 de junio en resolución ante el Consejo de los Derechos Humanos de Ginebra se discutió sobre temáticas de orientación sexual e identidad de género. Esta resolución la han patrocinado países latinoamericanos en coalición, con apoyo de la Casa Blanca.

La idea ha sido elaborada por Uruguay, redactada por Brasil y presentada formalmente por México, apoyados por Costa Rica, Colombia, Argentina y Chile. La delegación mexicana ha sido la encargada de presentar este texto al ser el único país que forma parte del Consejo de los Derechos Humanos.

La propuesta consiste en nombrar un relator especial que vigile el cumplimiento de los derechos del colectivo LGBTI. Randy Berry, diplomático abiertamente homosexual, fue designado por el secretario de Estado americano John Kerry, para que actuase como relator especial.

Con ello se conseguirá que la igualdad derechos sean para la ONU de competencia mundial. Según el texto, el relator especial se dedicará a una labor de vigilancia y control sobre gobiernos y legislaciones, para ver si cumplen los acuerdos con la población LGTBI.

Muchos son los que están en contra, han llamado esta acción de la ONU como una ofensa para extender la ideología de género.

En República Dominicana la clase política y los líderes religiosos del país hablan de las “intromisiones” del embajador Brewster y dicen que se ha aprovechado su cargo para expandir una “agenda LGBT” en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here