MEDELLÍN FUTURO representa un gran reto para la ciudad, una estrategia macro que puede ejecutarse en el tiempo, pero con celeridad, sin desconocer un presente que nos ha demostrado, a través de la historia, que es cambiante y lleno de desafíos, que requiere de apoyo social, responsabilidades y compromisos bilaterales y, principalmente, de un arduo trabajo en equipo.

Hoy más que nunca, frente a las actuales condiciones de vulnerabilidad de miles de medellinenses que hacen parte de aquellos grupos poblacionales históricamente vulnerados y discriminados, es necesario hacer un llamado a la unidad y a la flexibilidad en la cooperación, con el fin de apostarle al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Desde el año 2011, la ciudad cuenta con la Política Pública LGBTI de Medellín, la cual promueve una agenda conjunta de estrategias diferenciales que dan respuesta a las necesidades de cada uno de estos sectores sociales que integran la población sexualmente diversa y, a partir de ésta, se crea el Plan Estratégico 2018-2028, siendo éste, la ruta de navegación acordada para direccionar un sinnúmero de acciones afirmativas que den como resultado un mayor reconocimiento, visibilización, respeto y mejoramiento de la calidad de vida de esta población.

En esa perspectiva, en temas cruciales como es la línea estratégica de ‘Medellín me cuida’, en el componente ‘Recuperemos lo social y Gobernanza y Gobernabilidad’, entre otras, la población LGBTI, históricamente, ha sido discriminada y excluida de manera sistemática de las diferentes esferas sociales, tanto públicas como privadas, dando espacio a la generación de los discursos de odio en contra de las personas sexualmente diversas.

De acuerdo con el informe “El prejuicio no conoce fronteras”, presentado en el Salvador por Colombia Diversa, Colombia es el segundo país con mayor número de homicidios de personas LGBTI, durante el período 2014 – 2019, teniendo a Antioquia y Valle como los departamentos donde más casos se presentaron durante 2019, cada uno con 28 asesinatos.

Frente a este contexto, el Plan de Desarrollo Municipal -PDM-, como herramienta de gestión de la Administración que será la hoja de ruta de las acciones del cuatrienio 2020-2023, debe contener de manera explícita los programas, proyectos y acciones que buscan dar respuesta a las necesidades de nuestra población, garantizando las herramientas y los recursos necesarios para lograr el mejoramiento de la calidad de vida de las personas LGBTI en la ciudad.

De cara a nuestra población diversa

Al analizar el actual proyecto de PDM que se estudia en el Concejo de Medellín, se reconocen algunos avances importantes, sin embargo, hay una preocupante ausencia de indicadores y metas. Sin ellas es complejo la aplicabilidad de las acciones y retos a cumplir en el cuatrienio 2020-2023, especialmente, de aquellas dirigidas a esos grupos poblacionales con mayores niveles de vulnerabilidad.

Con base en lo anterior, los sectores poblacionales LGBTI de la ciudad, en medio de la revisión que el Concejo de Medellín hace del PDM y de acuerdo a la consolidación de las propuestas que surgieron de los diferentes encuentros sectoriales, reiteramos la necesidad que en el PDM, queden incluidas las siguientes acciones afirmativas:

1. Priorizar, de la mano de las organizaciones sociales, cuales serán las acciones del Plan Estratégico de la Política Pública LGBTI 2018 – 2028. Si bien este plan está considerado dentro del PDM, no se enumeran cuales son las acciones afirmativas que deberán ser llevadas a cabo, imposibilitando así que se pueda hacer monitoreo de dicha ejecución.

2. Implementar la línea 123 LGBTI, que es el Número Único de Seguridad y Emergencias por sus siglas (NUSE), con un claro enfoque diferencial, cobrando mayor relevancia en este tiempo de contingencia del COVID-19, donde nuestra población ha sido golpeada, especialmente las mujeres y hombres trans.

3. Transversalización de la Política Pública a través de la construcción de un modelo de gestión y de intervención que permita la vinculación real de las distintas dependencias para conseguir tal fin.

4. Territorialización de la Política Pública, con el fin de que llegue a todas las comunas y no solo se quede en el Centro de la Ciudad. Para ellos es necesario establecer un equipo de profesionales que tengan como objetivo, la territorialización a partir de las siguientes actividades:

      1. Seguimiento a casos puntuales de violencia o de negación de derechos.
      2. Servir como enlace para la articulación de las acciones de la política pública con los distintos territorios, además de la oferta institucional para las personas LGBTI.
      3. Realizar informes periódicos sobre la situación de derechos humanos de las personas LGBTI en los distintos territorios de la ciudad.
      4. Activar procesos y acciones que permitan la visibilización, apropiación e implementación de la política pública en Medellín.
      5. Fortalecer los liderazgos y organizaciones LGBTI de los distintos territorios.

5. Crear el Observatorio de Derechos Humanos LGBTI, teniendo en cuenta los enfoques de, primero, seguimiento de la situación de derechos humanos en la ciudad, y, segundo, seguimiento, monitoreo y evaluación de la PP y sus indicadores.

6. En materia de género, el llamado es a la construcción de los planes a las mujeres LBT, generando debates de transfeminismos, como espacios de participación y transversalización.

7. Continuar el fortalecimiento de los canales de comunicación entre la población LGBTI y la Administración, de cara a las necesidades de nuestras compañeras trans en situación vulnerabilidad, chicas habitantes de calle y en ejercicio de trabajo sexual, y migrantes venezolanos LGBTI, durante y posterior al COVID-19, dando prioridad a los temas de salud, alimentación y albergue.

8. Llevar a cabo una caracterización rigurosa, amigable e inclusiva de la población LGBTI de la ciudad, que realmente pueda evidenciar sus necesidades y que busque canalizar los procesos de manera más amigable.

9. La reactivación económica y el Valle de Software no tienen un enfoque diferencial, y se hace el llamado de atención en el Componente Talento Humano y Empleo y al Componente Educación para todas y todos, ya que no tiene indicador de meta y acción específica para la población LGBTI.

10. Finalmente, es de suma importancia incluir, como estrategia de reactivación económica, la implementación y fomento del turismo LGBTI en la Ciudad, el cual se ha visto seriamente afectado por la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here