Como una apuesta que busca democratizar la creación de una estética disidente dentro del mismo entendimiento drag en una Medellín Diversa, es como nace el “Dragquelarre”.

Uniendo amistades y ciudadanías con apuestas en común desde la zona nororiental de la ciudad de Medellín, es como Mitchael Steven Velásquez Hidalgo, Andrés Fernando García Rodríguez, Deifer Rueda Betancur, Juan David López Villegas, Sebastián Franco Quintero y más recientemente Kiki José Quiroz decidieron aliarse en torno a una movilización que encuentra el motor de su activismo en la puesta en escena.

Dragquelarre
CORTESÍA: Dragquelarre

Luego de un proceso de aprendizaje constante e interacciones entre las actividades de diferentes mesas diversas del municipio, la conversación sobre diversidades y la pregunta por la disidencia desde la estética al “deber ser” de lo drag, el Dragquelarre decide sacar su propio entendimiento para apropiarse del centro de la ciudad desde la gestión cultural, más que desde el ambiente de la fiesta gay.

“Nuestro nombre parte del entendimiento de lo raro, lo monstruoso en nuestras creaciones, las brujas del drag en Medellín. Nos visualizamos desde una visión, no sólo posiblemente oscura, sino también con un punto de vista disidente que se ha ignorado aún más socialmente, porque es la posibilidad de crear algo raro” nos confiesa Myth, una de las drags que visibiliza este colectivo como iniciativa de ciudad.

El DRAGQUELARRE a través de Myth, también conocida bajo el concepto de “el mito del drag”, ha llegado a un punto no sólo de gestión cultural en el municipio de Medellín, sino que además, junto a la Alianza Social LGBTI de Antioquia, otra colectividad ciudadana, ha abierto el panorama a toda el área metropolitana del Valle del Aburrá y el departamento de Antioquia para hablar de inclusión y hacer presentaciones que desmitifican el drag desde las afectaciones a la población, invisibilizaciones y endofobia, evidenciando realidades frente a líderes sociales.

“Nos interesan los fenómenos y problemáticas sociales para representarlas en el drag, lo que nos ha llevado a participar en puestas en escena y concursos en todo el territorio de Medellín colaborando con las diferentes mesas diversas que se crean a partir de la política pública LGBTI y la promoción de liderazgos”

La conformación de este colectivo se facilita también a través de la apuesta al co-crear para darle forma a la exploración artística de los sectores poblacionales LGBTI como comunidad de apoyo por fuera de entendimientos comerciales, simplemente como un ejercicio.

De esta forma, con las plataformas digitales y el acompañamiento de activistas de la ciudad, el DRAGQUELARRE se apropia de lo urbano, de los territorios (Popular 1, Acevedo, Aranjuez, Manrique, San Antonio de Prado) de los que salen sus miembros, para ver en este iniciativa ciudadana la posibilidad de gestión cultural que “transgrede pacíficamente las problemáticas que suceden a diario como la discriminación, el estigma e incluso la endofobia”.

Es prioritario entender, que nada distancia a esta iniciativa ciudadana de otras colectividades, simplemente es una postura más que busca que Medellín, Colombia, transforme imaginarios desde la creación de un discurso que cobija la diversidad como tal en el entendiendo holístico del concepto, fortaleciendo el entendimiento del cuerpo en teorías planteadas por Judith Butler y otres autores, “para hablar de inclusión y hacer presentaciones que desmitifican el drag desde las afectaciones a la población y sus invisibilizaciones”.

“Somos una familia que encontró en la generación de alianzas con marcas y organizaciones que observan al público LGBTI como un potencial de visibilización, conectándonos así para pensarnos talleres y eventos que garantizan con las relaciones públicas, la política pública LGBTI y nuestros conocimientos profesionales que sigamos perdurando en el tiempo y el territorio ¡eso nos ha abierto las puertas!”

“Treparse” siempre ha sido un acto político de resistencia que a lo largo de los años ha establecido códigos dentro y fuera de los parámetros normalizadores de lo binario, sin embargo, el DRAGQUELARRE busca, con sus seis participantes (hasta ahora, porque siempre se encuentran en transformación y crecimiento constante), retar el concebirse drag y su proyección en las calles de la ciudad, por esto, es justamente allí donde Myth resalta que se hace relevante la existencia y ejecución de la política pública LGBTI de Medellín, que cuenta ahora con 9 años de formulación.

“La Política Pública nos ha permitido nombrar nuevas realidades por el hecho de mostrarnos como personas diversas pero al mismo tiempo cobijados por arte y creatividad, porque las drag somos obras de arte andando… El acuerdo 08 de 2011 ha logrado normalizar las diversidades y abrirnos espacios de acercamiento con la gente para demostrar que nos nombramos desde los LGBTI como un ejercicio pedagógico que nos compete a todas las personas”.

“La política pública nos ha abierto las puertas a exigir respeto” Myth.

Alcaldía de MedellínEste artículo es una iniciativa financiada con presupuesto ordinario del Proyecto de Movilización de la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín, para visibilizar la diversidad sexual y de género trabajada desde el programa de diversidades sexuales de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here