Fallece Edith Windsor, la activista de los derechos civiles cuyo litigio condujo a la histórica sentencia de 2013, que abrió el camino para la definitiva legalización del matrimonio igualitario en los Estados Unidos.

Su propia esposa, Judith Kasen-Windsor, confirmó el fallecimiento de Edith a los 88 años de edad, este martes, 12 de septiembre, en Nueva York. No se ha llegado a determinar la causa de su muerte, aunque llevaba años luchando con problemas del corazón.

“Perdí a mi amada esposa Edie. Ella siempre será la luz para la comunidad LGBTQ que ella amó y que la amó”, indicó Kasen, que se refiere a la activista lesbiana como una fuerte luchadora por la libertad, la justicia y la igualdad.

Se trata de la activista que demandó al gobierno de los Estados Unidos cuando pretendía cobrarle $363.053 dólares por un impuesto federal tras la muerte de su anterior esposa, Thea Spyer, con la que se había casado en Canadá después de convivir juntas durante 44 años. Emitida en 2013, la sentencia del Tribunal Supremo supone el principio del final de la Ley de Defensa del Matrimonio de 1996, concediendo a las parejas del mismo sexo el reconocimiento federal por primera vez en la historia estadounidense.

En junio del 2013 el Supremo invalidó la ley DOMA, que definía el matrimonio como “la unión entre un hombre y una mujer”, legalizando así las uniones en el país entre parejas del mismo sexo, una gran victoria.

Windsor estuvo representada en esa batalla por Robert Kaplan, quien indicó hoy, al lamentar su muerte, que haber sido su abogado fue “el gran honor” de su vida.

Aseguró que Windsor pasará a los libros de historia de este país como “una verdadera heroína”, según la cadena NBC.

Las reacciones tras la muerte de la activista no se hicieron esperar. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aseguró que su corazón está roto por la muerte de quien llamó su amiga.

“Edith fue una neoyorquina icónica que llevó la lucha por la igualdad y alcanzó una histórica victoria en el camino por justicia”, afirmó Cuomo, quien aseguró que la activista encarnó el espíritu de Nueva York y recordó que “derrumbó barreras”.

Mientras, la Unión de Libertades Civiles indicó que fue una “incansable campeona de amor, igualdad, y justicia, cuya valentía y tenacidad transformó el panorama de los derechos civiles a través del país”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here