Salir del closet es una expresión muy común entre las personas que no cumplimos con el estándar de una vida heterosexual; salir del anonimato y hacer pública nuestra orientación sexual e identidad de género, cosa que ningún heterosexual se ve obligado a hacer.

Es el resultado de vivir en una sociedad tan conservadora, donde aún es extraño y anormal ser LGBTI.

A pesar de eso, para muchos el hacer pública su diversidad les significa ser violentados o silenciados; el sistema haría todo por evitar que se cuestionen sus discursos y valores excluyentes, aunque eso significa para nosotros una muerte en vida.

Salir del closet es aceptar públicamente que amamos de una manera diferente. Algunos deciden salir y encuentran el apoyo de su círculo social; otros, como en el caso de Sergio Urrego, fueron obligados.

A sus 16 años, fue acosado por la discriminación y el matoneo a causa de su orientación sexual; las directivas del Colegio Gimnasio Castillo Campestre realizaron una persecución contra el joven, lo acusaron de acoso sexual y lo forzaron a “salir del closet”. Una vez afuera, la pequeña inquisición continuó. La historia de Sergio termina el 04 de agosto de 2014 cuando no aguantando más se quita la vida.

Conozco historias de amigos, a quiénes su mamá los ha sacado del closet de una manera algo cómica, al preguntarles: ¿te gustan los hombres o las mujeres? Ante la respuesta que ya se esperaba, solo han sonreído y seguido su vida cotidiana. Sin embargo, no todas las historias son así.

En mi caso implicó ver muchas lágrimas en mi familia, insultos y ser expulsado de mi hogar. ¿Cuántas veces hemos callado sobre esto? ¿Qué hace el gobierno para prevenir que las familias y colegios nos discriminen?

Como éstas son muchas las historias sobre salir del closet que merecen ser escuchadas y nombradas. Por eso, desde la Alianza Global de Jóvenes Políticos, como consejero departamental de diversidad para Antioquia, quiero invitarte a participar de la iniciativa que llamamos ‘Historias salidas del closet: Para que no te pase’. En el marco del mes por la diversidad sexual y de género queremos resonar con esas voces y esas narraciones.

Un proyecto con el que buscamos crear un diario, como una herramienta pedagógica y creativa, para socializar y compartir nuestras historias como un grito de libertad. Conmemorar la vida de aquellos que por salir del closet y tratar de ser feliz han sido acallados. Celebrar las historias felices de los que encontraron apoyo y juntos alcemos la voz para exigir un alto en el camino.

Como tú hay muchas más y con las cientos de experiencias que ocurren en el país haremos un manifiesto político, que exprese nuestro sentir, y con el cual le vamos a exigir al gobierno mayor acompañamiento estatal a los ambientes familiares y educativos, para disminuir las violencias de las que muchos hemos sido parte.

¿Cuántos Sergios más hay en Colombia? ¿Cuántas historias más hay de violencia y discriminación en colegios y familias a los jóvenes que salen del closet? ¡Yo no quiero que haya más casos como el de Sergio Urrego! El joven que el día antes de suicidarse presentó la prueba ICFES y quedó en el puesto 10 a nivel nacional. Un pilo que la discriminación nos quitó.

Ayúdanos a construir este diario para narrar nuestra historia y exigirle al Estado mayores garantías y políticas efectivas. ¡Porque aquí estamos y seguiremos de pie!

¿Te animas a contarnos tu historia? ¡No estamos solos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here