Una ley de derechos civiles que protege a empleados LGBT de discriminación en el puesto de trabajo fue decretada por primera vez en una corte federal de apelaciones. La decisión podría generar apreciaciones sobre el alcance de una ley de hace 53 años ante la Corte Suprema.

Con 8 votos a favor y 3 en contra la corte de apelaciones del Séptimo Circuito en Chicago dejó en claro que los empleadores no pueden discriminar en base a la orientación sexual. Tres semanas atrás un panel de tres jueces en Atlanta determinó lo contrario.

Organizaciones de defensa de los derechos de la población LGBT elogiaron el fallo de Chicago calificándolo de “decisivo”, en parte porque se considera que la Corte es relativamente conservadora.

El tema está en debate no solo en Estados Unidos, la discriminación laboral sigue siendo un tema recurrente en gran parte del mundo. La labor está en las jurisprudencias y sus apreciaciones de las leyes ambiguas en determinar en qué casos son una verdadera discriminación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here