Durante los últimos 14 años la comunidad LGBT en Latinoamérica ha venido ganando espacios dentro de una sociedad conservadora y discriminativa, sociedad que hoy debe seguir aprendiendo a aceptar a las personas por lo que son y no por sus identidades sexuales ni por cómo se ven.

Muchos lectores heterosexuales se preguntaran ¿Que es LGBT? a lo que les responderé, que es simplemente la sigla que identifica a las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, la cual hace hincapié en la diversidad cultural fundamentada en la sexualidad y la identidad de género.

Hoy hablo de este tema con el ánimo de contribuir a esa lucha que a través del tiempo ha cobrado espacios significativos y muy importantes en la sociedad y sin la más mínima intención de ofender a alguien, pero si pidiendo un poco de respeto y tolerancia para quienes tienen una orientación o gustos sexuales diferentes.
Ser lesbiana, gay, bisexual o transexual no es una enfermedad, tampoco es un pecado y menos un delito.

Hoy el mundo ha cambiado se ha modernizado y seguimos sobreviviendo en un constante cambio sociológico al cual debemos adaptarnos no solo en aspectos como la tecnología y el desarrollo industrial sino también en nuestra forma de pensar, de ver la vida y sobre todo relacionarnos con las demás personas.

El respeto y la tolerancia son el mejor camino a la igualdad de condiciones y el libre desarrollo de personalidad debe darse de forma natural en cada individuo sin temor a las etiquetas que marca la sociedad y es justo aquí donde debo citar la sabia frase del desaparecido político mexicano Benito Juárez. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Mucha razón tenía el mexicano de origen indígena que nos dejó esta enseñanza que ha hecho historia y que todos deberíamos practicar eternamente en pro de la construcción de una sociedad sin violencia y sin discriminación.

Por otra parte el miedo a sentir o tener gustos diferentes debe desaparecer, pero para que esto suceda la sociedad debe cambiar, debe estar consciente que en el mundo así como hay gente millonaria, guapa, delgada, blancos y heterosexuales también hay personas de escasos recursos económicos, con problemas de obesidad, afrodescendientes, indígenas y una diversidad cultural muy grande en donde existen lesbianas, gais, bisexuales y transexuales con muchos temores y viviendo en total desasosiego por culpa de una sociedad que no acepta a las personas con apariencia, gustos y condiciones diferentes.

El odio y el desprecio hacia la comunidad LGBT debe desaparecer paulatinamente, hoy todas y todos deben ser respetados, libres y felices de hacer parte de la humanidad, la misma que necesita entender, valorar y reconocer los derechos de las personas que cada día luchan para lograr el equilibrio social en que deberíamos vivir.
Finalmente debo decir que si se tomó el tiempo para leer este articulo y no le gustó por lo menos conserve el respeto que usted, los lectores y yo nos merecemos y si por el contrario está de acuerdo, por favor dele me gusta y compártalo en sus diferentes redes sociales, así lograremos tocar la conciencia de más personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here