Todos sabemos que ser LGBTI abiertamente es un reto que asumimos con el único objetivo de reivindicar nuestros derechos y poder ser libres y auténticos frente a nuestros amigos, familiares, colegas y demás personas que hacen parte de nuestras vidas.

Lamentablemente, la discriminación y la exclusión son una realidad latente con la que todos y todas debemos enfrentarnos día a día; si bien las personas trans son quienes usualmente reciben mayores ataques, ser gay o lesbiana no es un cuento de hadas.

Si tú, que estás leyendo esto, sufres de esa enfermedad llamada “Homofobia” o “Transfobia” te recomiendo hacerte una terapia psicológica para que descubras que tu problema no es con los demás sino contigo mismo.

El respeto es un principio básico que a todos y todas en casa algún día debieron inculcarnos, si se te olvido o no te lo enseñaron, acá dejamos una pequeña guía con algunas de las frases y actitudes que a las chicas lesbianas nos sacan literalmente de quicio, y que son una gran muestra de irrespeto y falta de integridad:

  • Si vamos con nuestra pareja de la mano evita frases como, “¿Tan lindas y lesbianas?”, “cójanme a mí de la manito también”; “que rico hacer un trio con ustedes”; “vengan les muestro lo que es un hombre de verdad”.
  • Si estamos en una estación del metro y queremos besarnos o abrazarnos evita quedarte mirándonos como si fuéramos un espectáculo de circo, por más que cueste sigue tu camino y no nos lances miradas intimidantes cargadas de asco, repudio o morbo (No somos lesbianas de películas porno que existen para satisfacer sus fantasías).
  • Si tienes la fortuna de conocer a una pareja de lesbianas en algún lugar evita frases como: “Son lesbianas porque no han encontrado un hombre que les haga rico”; “¿por qué odian a los hombres?”; “Eso es que algún tipo las hizo sufrir”; “están confundidas, yo les puedo quitar la confusión”. Te cuento que el que seamos lesbianas no significa que repudiemos a los hombres, simplemente queremos ser felices con otra mujer, es así de sencillo.
  • Si estamos en un centro comercial y haces parte de la empresa que brinda el servicio de seguridad, evítate la molestia de sacarnos, si nos ves manifestando públicamente nuestro amor intenta actuar como si fuéramos una pareja heterosexual, de lo contrario, muy probablemente ese acto podría ser causa de una demanda directa al Centro Comercial por discriminación y exclusión, lo cual ya está castigado por la ley.
  • Si no sabes cómo referirte a una chica lesbiana, se respetuoso y respetuosa, por favor elimina de tu vocabulario este tipo de adjetivos y calificativos que son despectivos: “arepera”, “marimacho”, “tortillera”, “bollera”, “machorra”, “cacorra”, entre otras… Solo somos mujeres que amamos a otra mujer, no es difícil de entender.
  • Si sientes curiosidad frente a la manera de la cual una pareja de lesbianas vive su sexualidad, olvídate de esta pregunta PARA SIEMPRE: ¿Cuál de las dos es el hombre? ¡Por favor amigos y amigas! Somos mujeres lesbianas, ninguna de las dos es un hombre.
  • Si estamos en un parque o espacio público actuando como una pareja común y corriente, y su hijo o hija le preguntan porque dos mujeres se besan, háblele con naturalidad del asunto, no lo llene de tabúes, ni rencores que lo que van a hacer es causarle daño, hacia las personas que somos parte de la comunidad LGBTI, explíqueles que existen personas que aman a otras personas.

Espero que con estos pequeños consejos puedas empezar un proceso de aprendizaje de eso tan importante que debe existir en una sociedad civilizada y desarrollada, EL RESPETO hacia los demás.

Las chicas de Lesbos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here