Durante el mes de junio se celebró el mes del orgullo gay y como todos los años,
en diferentes lugares del mundo, se realizaron eventos celebrando la diversidad. Y
como todos los años muchas iglesias volcaron su ira contra la población LGBT a la
que acusan de todos los males que acontecen en el mundo porque creen que Dios
está enojado con nuestro estilo de vida.

Lo vergonzoso de esto es que los argumentos que muchos usan en contra son
poco bíblicos y basados en imaginarios erróneos de una población a la que no
conocen. Por ejemplo, muchos cristianos no pueden definir la transexualidad y
diferenciarla del travestismo o el transgénerismo y tampoco conocen gente que ha
vivido ese proceso. Hay mucha ignorancia en las iglesias respecto al tema LGBT.

La homofobia de las iglesias es evidente ¿Por qué entonces no marchan contra
los políticos corruptos que roban, matan y destruyen la sociedad? ¿Por qué más
bien no boicotean a las marcas que producen obesidad o diabetes a sus hijos?
¿Por qué no demandan castigos ejemplares para los curas y pastores pedófilos o
estafadores? Pero cuando exigimos nuestros derechos entonces ahí si les
preocupa el bienestar colectivo. ¡Hipócritas!

Por otro lado, hay varias mentiras que muchos cristianos usan contra LGBT
y de tanto repetirlas se convierten en verdad. Por eso quiero presentar algunas de
estas y controvertirlas:

Mentira # 1: Los gays son promiscuos.

Verdad: Los hombres tanto homosexuales como heterosexuales tendemos a la
promiscuidad, solo que a un gran número de heterosexuales les da vergüenza
aceptarlo.

Mentira # 2: Los homosexuales son pedófilos.

Verdad: La orientación sexual no determina la inclinación a esta patología. Es
indistinta a ambos grupos. Si no mire cuantos curas pedófilos se identifican como
heterosexuales.

Mentira # 3: Los homosexuales son más propensos al VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Verdad: Los heterosexuales también se contagian. Que inicialmente el VIH fue
más evidente en hombres gais no lo hace exclusivo de este sector. (Dato curioso:
Las lesbianas son la población que menos se contagia).

Mentira # 4: Los homosexuales están reclutando niños y niñas.

Verdad: Los que realmente reclutan gente son los grupos religiosos de
proselitismo agresivo que pululan en nuestras ciudades.

Mentira # 5: LGBT quieren imponer su estilo de vida al resto de la sociedad.

Verdad: Es un pusilánime quien cree que una población le va cambiar su
orientación sexual.

Mentira # 6: Los LGBT son ateos y/o antirreligiosos.

Verdad: Muchos LGBT profesan alguna creencia religiosa, pero no quieren asistir
a una iglesia donde fueron marginados y expulsados. No estamos obligados a
estar en un lugar donde no somos bienvenidos.

Mentira # 7: Los derechos de LGBT hacen parte de una agenda progresista y/o socialista.

Verdad: Hay gobiernos de izquierda que nos apoyan y otros que nos persiguen,
igual pasa con los gobiernos de derecha. Lo irónico es que LGBT voten por
aquellos que no reconocen sus derechos.

Sin embargo, si un cristiano persiste en estar en contra de los derechos de LGBT
debería mantener esa posición en privado y más si vive en un Estado laico.
Además, como cristiano debería respetar la constitución de su país que es la que
promulga las leyes y no tratar de imponer su interpretación particular de la Biblia.

Por lo pronto puedo predecir sin temor a equivocarme que con el paso de los años
más cristianos aceptaran a LGBT mientras que aquellos que siguen oponiéndose
a sus derechos quedarán rezagados en los anaqueles de la historia. Llegará el día
que quienes declaren la homosexualidad como pecado sonarán tan ignorantes
como cuando siglos atrás afirmaban que la tierra era plana.

Finalmente, quiero dejar para su reflexión las distintas posiciones que tienen las
iglesias con respecto a la homosexualidad:

Posición 1: La homosexualidad es pecado pero no la orientación sexual

Muchas iglesias aceptan que hay personas homosexuales pero, que aunque no
pueden cambiar su tendencia deben reprimirla y llevar una vida célibe o incluso
casarse con una persona del sexo opuesto.

Posición 2. La homosexualidad es pecado y si se puede cambiar la orientación sexual

Esta idea fue popular hace algunos años hasta cuando cerraron organizaciones
que ofrecían dicho cambio (por ejemplo Exodus de Estados Unidos). Sin embargo
todavía algunas iglesias recurren a la terapia de reorientación sexual la cual no solo es poco científica sino contraproducente para los que se someten a ella. Por otro lado en iglesias que practican la liberación (exorcismos) creen que el homosexual puede convertirse en heterosexual si expulsan el demonio que la produce, en este caso también se ha comprobado un rotundo fracaso. Muchos cristianos se dejan vislumbrar por historias de supuestos ex gais, lo que muchos no saben es la vida doble que llevan o lo infelices que son aquellos que están casados con una persona del sexo opuesto mientras desean a otra del mismo sexo.

Posición 3: La homosexualidad no es pecado

Basado en estudios más críticos de los pasajes bíblicos donde supuestamente se
condena la homosexualidad muchos cristianos han llegado a la conclusión que
esta no es pecado o por lo menos no la homosexualidad como se concibe hoy.
Hay varios estudios serios al respecto pero recomiendo particularmente el libro “Lo
que la biblia realmente dice sobre la homosexualidad” de Daniel A. Helminiak.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here