La presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito, dijo que el presidente del Senado de Puerto Rico, Thomas Rivera Schatz, “violó descaradamente la ley antidiscriminatoria de la isla al revocar los derechos y protecciones de los empleados transgénero del Senado”.

Prohibirle a esta comunidad que usen el baño y la ropa que corresponde a su identidad de género no sólo es inhumano e inmoral, también es peligroso.

En su concepto, “no hace más que reflejar la narrativa de odio y división del presidente (Donald) Trump”, señala los “recientes esfuerzos” del gobernador, Ricardo Rosselló, “para limitar los derechos LGBT en la isla”.

Consideró que en vez de “denigrarles, todos deberíamos de honrar a los empleados transgénero en el senado de Puerto Rico por su servicio público”.

En este mismo sentido, el activista de derechos humanos Pedro Julio Serrano también acusó a Rivera Schatz, de eliminar derechos a empleados transgénero y transexuales en el senado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here