La iniciativa no tiene carácter vinculante y el proyecto aún deberá pasar por el Parlamento. El ganó con casi el 62% de los 12,7 millones de votos.

La consulta de Australia fue controvertida, no solo porque sometió un tema tan controversial a los mecanismos de validación de la democracia directa, sino también por su costo.

A medida que se acercaba la fecha límite para que los ciudadanos enviaran sus boletas, las pasiones se inflamaron con súplicas sinceras y ataques.

Muchos defensores del matrimonio igualitario se opusieron a la encuesta, argumentando que los derechos humanos no deberían ser una cuestión de votos e instando al parlamento a decidir el asunto.

Una mayoría de australianos se pronunciaron a favor del matrimonio homosexual en una consulta postal cuyos resultados se divulgaron este miércoles, una iniciativa informal que deberá ser aprobada por el Parlamento para convertirse en ley.

Casi el 62% de los 12,7 millones de personas que participaron en la encuesta postal se pronunciaron a favor de permitir el casamiento entre homosexuales, indicó la Oficina de estadísticas australiana en una rueda de prensa en Canberra.

Además, casi el 80% de los electores participaron en el sondeo, precisó el jefe de la oficina de estadísticas Davis Kalisch, agregando:

“Los australianos pueden ahora confiar en que estas estadísticas reflejan el punto de vista de la población electoral”.

Para que las parejas de un mismo sexo puedan casarse, el Parlamento -donde los conservadores bloquearon en el pasado el avance de iniciativas en ese sentido- deberá adoptar una legislación que le de al sondeo la formalidad de una ley.

Miles de simpatizantes de la causa del matrimonio igualitario estallaron de júbilo en actos festivos organizados en toda Australia cuando el resultado fue anunciado.

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here