FOTO: playgroundmag.net

El último trabajo del director Barry Jenkins, basado en la obra In Moonlight Black Boys Look Blue del dramaturgo Tarell Alvin McCraney, es una muestra de que el gigante cinematográfico norteamericano está dando un giro.

Moonlight, una historia sobre un gay afroamericano. El retrato del protagonista, Chiron, se desarrolla en tres capítulos: en su etapa como un niño de ojos curiosos interpretado por Alex Hibbert; como un adolescente melancólico encarnado por Ashton Sanders; y como un hombre que todavía trata de aceptar su sexualidad y vivir su masculinidad, encarnado por Trevante Rodas.

Una película que cuenta el impacto de crecer siendo gay, pobre y negro, donde además se habla del abuso de drogas, el encarcelamiento masivo y la violencia escolar.

El mismo director, denomina a esta promesa cinematográfica como “un ensayo de culto sobre el drama LGBT”. El escritor Cord Jefferson dijo para The Fader que “mucho de lo que produce Hollywood despoja a los negros de nuestra humanidad esencial”.

FOTO: tumblr.com

Moonlight es considerada un documento social urgente que actúa como mirada hacia las condiciones de un negro inmerso en la dura realidad de los Estados Unidos.

Por algo la producción además tuvo varios galardones dentro de la última premiación de los Oscar el pasado domingo: “mejor actor de reparto” para Mahersala Ali, un hombre musulmán negro de 43 años que tiene al mundo fascinado con su participación en esta película; “mejor guión adaptado”; y por supuesto “mejor película”, luego de la confusión de Warren Beatty con ‘La La Land’ quienes felicitaron sobre el escenario y entregaron directamente los galardones a todo el equipo de ‘Moonlight’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here