Las ONG’s de Medellín, Hugger Island y Más Que Tres Letras, se unieron para enseñar y transformar, a través de abrazos, sobre VIH, contrarrestando además el efecto del aislamiento por el covid-19.

En tiempos, durante los cuales predomina el aislamiento obligatorio por culpa del covid-19, la organizaciones Hugger Island y Más Que Tres Letras, buscan crear conciencia sobre otra pandemia que a lo largo de los años ha cobrado cerca de 33 millones de vidas a nivel global: El VIH.

A través de esta unión, se busca concientizar a las personas que a través de un abrazo todos somos iguales. «Ambas instituciones sin ánimo de lucro se han unido para crear un libro que enseña a aceptar y amar a las personas que viven con VIH».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Hugger Island (@huggerisland) el

«En Colombia hay más de 109.000 personas diagnosticadas de VIH según la Cuenta de Alto de Costo de 2019, pero serían más de 150.000 según los estimados del Ministerio de Salud si se tiene en cuenta la gente que no se ha realizado la prueba. Esas son 150.000 vidas que queremos enseñar a amar» resalta la Corporación Más Que Tres Letras.

De esta forma, se busca generar recursos para escribir la historia de un ‘Abrazador’ color rojo con el corazón al lado derecho, lo cual lo hace diferente, en representación de las personas que viven con VIH.

«Los Abrazadores son los personajes creados por Hugger Island, que existen tanto en sus libros como en la vida real materializados en muñecos de trapo que representan estos seres que nacieron en una isla, se alimentan de nubes y, aunque no tiene ojos, orejas o boca, expresan sus sentimientos desde el abrazo. En este nuevo capítulo de los Abrazadores, Alba, el personaje rojo, aparece misteriosamente en la isla y le muestra a los demás que en la diferencia siempre hay una oportunidad de aprendizaje y crecimiento y que al final, todos tenemos algo que nos hace distintos«

Igualmente, en estos tiempos de distanciamiento social como medida para hacer frente al covid-19, donde los abrazos escasean, esta estrategia es una importante opción que ayuda a fortalecer lazos y generar vínculos afectivos, acompañando a miles de personas a aceptar situaciones por las que no es tan fácil atravesar.

Como lo aclara Viviana Otálvaro, directora de la Fundación Hugger Island, «un abrazo genera confianza y nos ayuda a conectarnos con los demás». Los abrazos aumentan el nivel de oxitocina en la sangre, crean una sensación de bienestar y ayudan a dormir mejor.

Como una apuesta social de principio a fin, la Fundación Hugger Island, fabrica los ‘Abrazadores’ gracias al trabajo de mujeres cabezas de familia desplazadas, que viven en la comuna 7 y 8 de la ciudad de Medellín.

La idea es donar los libros, junto con los ‘Abrazadores’, en programas educativos gratuitos a comunidades que reciben estas herramientas a través del modelo: Comprar uno, donar otro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here