Que título más dramático, pero es un pensamiento que todos hemos tenido; algunos después de salir de una relación muy larga, otros después de la sexta mala cita consecutiva (y de estas he tenido un montón), pero es un pensamiento impulsivo que la mayoría hemos enunciado, como si al hacerlo fuera a quitarnos la glándula del cerebro que hace que nos enamoremos, como el enguayabado que dice después de una noche de fiesta, sabiendo claramente que el próximo viernes saldrá a tomarse un par de tragos.

Es que pensamos que diciéndolo le estamos mandando un código a nuestro cuerpo que impidiera que volviéramos a esta situación, pero nunca pasa; porque por más seguros que estemos de no querer caer en las garras de Cupido; siempre hay algo que nos hace volver al amor romántico o la idea de él.

Actualmente me siento así, desesperanzado del amor queriendo renunciar a la idea de llegar a un altar vestido de blanco, porque se me ha dificultado crear esa conexión que me haga dejar la soltería.

Además que ahora relacionarse de manera afectiva es tan fácil, las redes sociales se volvieron un catálogo de posibles romances y las aplicaciones de citas mercantilizaron la idea de enamorarse. Es que quién se iba a imaginar que al alcance de tu mano podrías tener acceso a todos los príncipes azules con los que soñaste, sin darse cuenta que también tendrías que encontrar muchos sapos para llegar a ellos.

Quizá esa facilidad de ver el amor como algo que está al alcance de nuestras manos ha hecho que cambie su significado o también encontrarse con personas que no son honestas con sus intenciones lo que haga que nos cansemos de seguir intentando.

Por qué si vivimos en una sociedad que cada día se libera más de la opresión, seguimos enamorando a alguien sólo para llevarlo a la cama; si simplemente podríamos ser honestos y explorar nuestra sexualidad sin hacerle daño a nadie. ¿Por qué nos cuesta entender nuevos modelos de relaciones si fallamos en las que conocemos?

Siempre he pensado que no existe nada malo con explorar nuestro cuerpo, sexualidad, mente y forma de relacionarnos con otros, si lo hacemos siempre desde la honestidad y sin la intención de hacerle daño a nadie, ahora tenemos las herramientas para hacerlo, no las utilicemos sin responsabilidad, vivamos y disfrutemos pero pensando en que lo que nos haga felices a nosotros no tiene por qué herir a nadie.


La realización de este contenido es apoyada por SCRUFF. Únete a una comunidad de más de 15 millones de chicos y encuentra exactamente a quienes te gustan usando los filtros de búsqueda poderosos de la mejor app de citas GBTQ+. Hazte embajador de SCRUFF Venture para ayudar a los miembros que llegan a tu ciudad. Busca una agenda actualizada de los mejores festivales, Orgullos y eventos. Aumenta tus posibilidades con SCRUFF Pro y desbloquea más de 30 funciones avanzadas. Bájala la app acá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here