Una mujer trans y un hombre abiertamente gay, hacen parte del grupo de funcionarios nominados por el Presidente Joe Biden, para integrar su nuevo gabinete. De ser confirmados por el Senado, se constituiría en un hecho histórico para los sectores LGBTI+ de ese país.

Hoy, cuando finalmente concluye el mandato de Donald Trump, comienza un nuevo capítulo para los sectores LGBTI+ en la tierra del Tío Sam. La amenaza latente de retroceder en aquellos avances que han sido el resultado de una lucha de más de cinco décadas por parte de las personas sexualmente diversas, pareciera que llega a su fin con la posesión de Joe Biden como el presidente 46 de los Estados Unidos de América, de la mano de Kamala Harris, la primera mujer negra que ocupa la Vicepresidencia en ese país.

Tal y como se evidenció durante su campaña para llegar a la Casa Blanca, Biden ha llegado con un tono de apertura e inclusión para los diferentes sectores poblacionales que fueron invisibilizados y violentados durante el gobierno Trump.

La primera nominación de una persona abiertamente gay para el gabinete de Biden, se conoció el pasado 15 de diciembre, cuando se anunció que su anterior rival durante las primarias demócratas, Pete Buttigieg, sería el nominado a Secretario de Transporte.

Buttigieg, de 38 años, fue una revelación en la campaña electoral, pasando de ser el alcalde de South Bend -una pequeña localidad de Indiana- a una sensación mediática a nivel nacional, pese a que su campaña perdió fuelle y se retiró antes del «Super Martes» para dejarle el camino libre a Biden.

Conocido como «el alcalde Pete», impactó en la pasada campaña presidencial, con su perfil de alumno aventajado que combina sus credenciales de veterano de la Guerra de Afganistán con un estilo rompedor, que lo llevó a presentarse abiertamente como homosexual al entrar en la política, tras haber mantenido su orientación en secreto durante su etapa militar.

Un día antes de su posesión, este martes 19 de enero, Biden nominó igualmente a la médica pediatra, Rachel Levine, como la futura subsecretaría de Salud. Levine se venía desempeñando como secretaria de Salud de Pensilvania, liderando la lucha contra la covid en este estado desde la sanidad pública.

El nuevo presidente de los Estados Unidos ha argumentado que Levine tiene la experiencia para ayudar a los estadounidenses a lidiar con la pandemia del coronavirus “sin importar su raza, religión o identidad de género”. Uno de los propósitos de la Administración demócrata es otorgar ayudas de manera equitativa a la población, tras la evidente desigualdad en el impacto del virus en las minorías.

Aunque aun está pendiente la confirmación de estas dos nominaciones, existe la confianza de que dichos nombramientos serán ratificados, pues ya Levine se ha ganado el voto de confianza del Senado en tres ocasiones, aun cuando este era controlado por los republicanos.

Finalmente, y aunque no será un alto cargo del gabinete Biden, desde egoCity resaltamos el nombramiento del joven Brendan Cohen, de 26 años y oriundo de Wisconsin, como gerente de Social Media del nuevo presidente de los Estados Unidos de América.

Cohen asegura que se interesó en la política después de escuchar un discurso de Biden cuando ejercía como Vicepresidente del Gobierno Obama. Sus palabras de apoyo al matrimonio para parejas del mismo sexo, le permitieron al joven identificarse con un proyecto político que promovía la defensa de los derechos de la población sexualmente diversa y le animaron a salir del clóset y luchar públicamente por el reconocimiento de la diversidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here