A Michelle Hurn Su jefa le dice que la bandera LGBT es “ofensiva”, su reacción es dimitir de su trabajo. Para Hurn el arcoiris es sinónimo de igualdad.

Michelle Hurn llevaba un año y medio trabajando como dietista en el Boulder Community Health Center de Denver. Un día su jefa le dijo que tenía que quitar la bandera LGBT que usaba como salvapantallas de su computador y su molestia la llevó a presentar su carta de renuncia.

Entre las imágenes de su escritorio había una foto de su perro, sus gallinas, ella con su pareja mujer y la bandera LGBT.

El hospital, según fuentes del portal LGBT PinkNews, invento que uno de sus compañeros de trabajo se quejó ante sus superiores de que la bandera era ofensiva. Debido a lo ocurrido Michelle decidió denunciar el caso y abandonar su puesto de trabajo:

Es molesto decir que un símbolo que representa la igualdad es ofensivo. Tengo un problema con eso y no estoy a gusto trabajando para una empresa que apoya este argumento.

El Hospital ha asegurado que “las imágenes que se comparten en los lugares de trabajo deben ser neutrales para mantener un espacio centrado en el trato al paciente. En este caso, la empleada prefirió dimitir antes que aceptar la política de neutralidad”. Sin embargo el centro de salud no ha aclarado el significado de “imagen neutral” para ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here