Un sacerdote católico de Milwaukee, Gregory Greiten, sale del armario como homosexual con el consentimiento de su arzobispo y la aprobación de sus feligreses, defendiendo que la iglesia debe abandonar su postura homofóbica.

Cansado de disimular, reprimirse y mantener en secreto su orientación sexual el sacerdote católico Greiten, decide revelar que es homosexual a su congregación de la Parroquia St. Bernadette, en Milwaukee, el pasado domingo, 17 de diciembre. Lejos de ser rechazado, la respuesta es una gran ovación por parte de sus feligreses.

“¡Soy sacerdote y sí, soy gay!”. Con este anuncio, que vino en mitad de su homilía dominical y que fue recibido con una gran ovación por sus feligreses, el sacerdote salió del armario.

El cura confesó su homosexualidad en la iglesia de St. Bernadette este pasado domingo 17, y también escribió una tribuna en el National Catholic Reporter, publicada el lunes 18, en la que explica su decisión de tomar este paso.

Greiten quiere ser, en sus propias palabras, un modelo a seguir para los demás sacerdotes que son homosexuales. “Me siento más libre hoy en mi vida de lo que realmente me sentí en los años anteriores. Si podemos aportar ese tipo de honestidad e integridad en la vida de otros, mi historia de salir del clóset ha valido la pena”, declara el reverendo, que a sus 24 años ya era consciente de su orientación sexual, pero prefirió no revelarlo al haber sentido el llamado para convertirse en sacerdote, llegando incluso a superar una crisis en la que estuvo a punto de suicidarse.

“Estaba literalmente en una ventana, y quería saltar del quinto piso de un edificio hacia el asfalto de abajo. Ese fue el punto más bajo”, asegura.

Según su punto de vista, de esta manera contribuye a romper el silencio de las personas homosexuales dentro del clero para que puedan reclamar su propia voz, asegurando que “Abrazaré a la persona que Dios me creó a ser”, escribió el sacerdote. “En mi vida y ministerio sacerdotales, yo, también, te ayudaré, seas homo o heterosexual, bisexual o transgénero, a ser tu yo auténtico: a estar plenamente vivo viviendo según la imagen y semejanza de Dios”.

Greiten afirmó que con su decisión de revelar su homosexualidad quiere juntarse a “los pocos curas valientes que han corrido el riesgo de salir de las sombras y escoger vivir en la verdad y la autenticidad”.

Gregory Greiten además escribió que la Iglesia necesita modelos de conducta saludables para los sacerdotes que están luchando para reconciliarse con su orientación sexual.

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here