Eran las 2 de la mañana y un grupo de hombres gritaba emocionado en una terraza de Chapinero, en Bogotá. En Lotus, uno de los ambientes que conforman Theatrón, estas personas disfrutaban de la última sorpresa que les trajo la #SCRUFFParty: un bailarín que no les dejó nada a la imaginación.

La velada comenzó a las 9 de la noche. A esta hora, las personas que hicieron fila desde temprano tuvieron el gusto de ser los primeros en ser saludados en la entrada por unos modelos y una drag queen con diferentes carteles para tomarse divertidas fotografías.

Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF

Como pidiendo un deseo, la gente se tomaba fotos con el cartel de su elección: “#BuscoXXL”, “I emoji de lenguita him”, “El alma de la fiesta”, “#BFF”, “#SoySCRUFF”, emoji de berenjena o emoji de durazno… De hecho, el cartel que decía “Soltero busca novio” fue tan utilizado que se partió en dos, ¿coincidencia?

Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF

 

Así arrancó la noche del 24 de febrero cuando la app para al comunidad LGBT, SCRUFF se tomó el recinto de rumba gay más grande Latinoamérica para anunciar que había llegado para conectar a todos los latinos.

Con más de 12 millones de usuarios en todo el mundo, SCRUFF es más que una herramienta para conocer personas, pues te ayuda a organizar tus viajes o te organiza el mejor calendario de eventos para que nunca pares de disfrutar. Pero no nos creas, descúbrelo por ti misma descargando la app aquí o siguiéndolos en sus redes sociales como @SCRUFFLatino.

Para las 11 de la noche, los trece ambientes que tiene Theatrón ya estaban a más no poder. Unos cantaban los éxitos de Dua Lipa en su discoteca principal, mientras que en Templo, las parejas se restregaban una contra otra al ritmo de “machika, machika, machika”. Por otro lado, en Berlín una chicas jugaban billar mientras sonaba “Sex on Fire”; y justo al lado, toda Época disfrutaba el placer de los canciones de Donna Summer.

Así es la fiesta en este lugar: tan grande y diversa como el mismo SCRUFF. Y como todos estaban celebrando, el aplicativo se unió con Bali Sex Shop para acompañar la festividad con regalos para los más atrevidos, porque aquellos que subieran un fotografía de la fiesta, podría recibir juguetes exclusivos de la compañía.

Para la medianoche, los gogo dancers se robaron la atención de todos, mientras bailaban en sus pequeños y ajustados trajes, frente a un público que aclamaba buena música y emociones. Los gogo arriba, los demás abajo; pero todos bailando, gritando y celebrando que SCRUFF había llegado para quedarse.

Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF
Cortesía: SCRUFF

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here