Subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control de la Alcaldía de Cali, Jimmy Dranguet, hizo declaraciones donde responsabilizaba el problema de orden público del parque El Ingenio, a población LGBTI.

Los comentarios iniciales de Dranguet, donde generaliza el problema de orden público del parque El Ingenio, como responsabilidad de la población LGBTI, evidencia, una vez más, los estereotipos y prejuicios que han llevado, por más de cincuenta años, a un proceso sistemático de discriminación y violencia contra las personas sexualmente diversas en el país.

Las declaraciones surgieron de una entrevista que le hicieron al funcionario, donde exponía algunas medidas relacionadas con el covid-19 en la Sultana del Valle:

«Recuperaremos el espacio (refiriéndose al parque El Ingenio) que está siendo ocupada por personas LGTBI. Tenemos hurtos, tenemos situaciones de conflicto (…)»

Por ello, activistas y organizaciones sociales que trabajan por el reconocimiento y la visibilización de los derechos de las personas LGBTI protestaron contra lo que se constituye en un claro testimonio homofóbico en la voz de un funcionario público, quien debería velar por el bienestar y la seguridad de todos los ciudadanos.

Generalizar “hurtos y situaciones de conflicto” como un resultado de la presencia de personas LGBTI en ese territorio, invita al ciudadano de a pie a seguir consolidando un imaginario cultural que arrincona aun más, a un sectores poblacionales que, a falta propuestas claras que permitan mejorar su calidad de vida durante estos tiempos de pandemia, se ven forzados a habitar los espacios públicos y, en ellos, buscar a toda costa como sobrevivir a una crisis que va más allá de la afectación de la salud, para convertirse en un detonante que aviva más las brechas sociales y económicas en Colombia.

Por ello y aunque Dranguet ya hizo públicas sus excusas, donde afirma que «Generalicé, y en realidad nos referíamos a unos hechos puntuales de hurto en donde estuvieron involucrados, presuntamente, algunos miembros de esta comunidad», el problema es un asunto más de fondo, de cambio de imaginarios y de apropiación de la diversidad como pilar fundamental para la convivencia y, para ello, el llamado es a poner en marcha la Política Pública CALIDIVERSA, que fue aprobada en 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here