La joven hispano-argentina María Jimena Rico, fue retenida en Estambul tras ser localizada después de estar desaparecida junto a su novia egipcia, Shaza Ismail.

Rico, huyó de Dubái, donde reside la familia de su novia, tras sentirse ambas “amenazadas de muerte”, cree que revelar su historia puede ayudar a la gente que vive una situación similar.

“Para algunas personas puede ser un empujón para hablar e intentar movilizarse y hacer algo, también para acabar con la corrupción en algunos países y que las cosas cambien”

La joven de 28 años es oriunda del Ayuntamiento de Torrox (Málaga), municipio al que regresó luego de ser deportada desde Turquía junto a su pareja, Shaza de 21 años, quien tiene permiso temporal de estancia en España hasta que obtenga la documentación necesaria. Ambas esperan permanecer juntas, han asegurado que sus planes son “casarse y presentar una denuncia”.

Rico expresa que su novia ha vivido “un calvario” desde los 15 años, cuando fue amenazada por primera vez por su orientación sexual, su invitación fue a no conformarse con vivir infeliz porque “hay más mundo fuera”.

Han relatado que volvieron a Dubái desde Londres, donde vivían, engañadas por el padre de Shaza, quien les dijo que su madre estaba enferma, y una vez allí, “aseguró a su hija que nunca se iba a casar con una mujer y que no la dejaría irse de su casa”.

Escaparon hasta Georgia y, cuando estaban en el aeropuerto de Tiflis para regresar hasta Londres, apareció el padre de Shaza, “fingió un infarto, nos rompió la documentación y me amenazó de muerte”.

Por ahora la joven nacida en Dubái pero con nacionalidad egipcia, ha agradecido a España por la acogida que le han dado y la oportunidad de ser quien es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here