Vladimir Urrutia, un hombre gay de Chile que sigue luchando por conservar la sepultura de su marido fallecido en 2014.

Una relación de doce años entre Vladimir Urrutia y Rodrigo Moreno, que falleció en el 2014, parece no ser suficiente. La propia familia biológica del difunto está anulando su relación. La madre de Rodrigo nunca aceptó la unión sentimental de su hijo con Vladimir y tras el fallecimiento, éste fue enterrado en una sepultura propiedad de su pareja.

Con la idea de que los restos queden lejos de Vladimir, la familia política del difunto está buscando la manera en la que puedan exhumar el cadáver para que así, no reposen en la tumba que es propiedad del que fuera su compañero durante doce años. Al margen de esto, la madre también le quitó bienes comunes e incluso mascotas que ambos compartían.

“Estamos en presencia de una situación tan injusta como dolorosa pues, Moreno falleció el 5 de octubre de 2014, no alcanzando la pareja a formalizar su vínculo con el Acuerdo de Unión Civil, que entró en vigencia un año más tarde. Ello dejó en la completa desprotección jurídica a Urrutia, pues además de ser despojado de los bienes que adquirió conjuntamente con su pareja, hoy podría ser despojado de los restos de su amado” ha comunicado uno de los portavoces del Movilh.

La injusticia que está viviendo Vladimir ha hecho que la asociación del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) esté pendiente de su caso y traté, por todos los medios, que se haga justicia al respecto. Aunque estamos ante un asunto de lo más complejo y por el momento, no sabemos cómo terminará saliendo el resultado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here