Cuando Katie Mathewson se comprometió con su novia, decidió que era finalmente el momento de contarle a sus abuelos que era lesbiana y recibió una respuesta sorpresa.

Katie Mathewson, de 26 años, nunca le había contado a sus abuelos que era lesbiana, pues consideraba que ellos eran demasiado conservadores para aceptarlo. Pero cuando se comprometió con su novia Mackenzie supo que no aguantaba el deseo de compartir las buenas noticias con ellos.

Kati y Mackenzie
Kati y Mackenzie

“Amo a mis abuelos, pero en mi vida adulta no hemos sido muy cercanos”, le contó Katie a BuzzFeed News. “Ellos viven en una burbuja de gente rica, blanca y heterosexual. Los he escuchado hacer comentarios sobre las personas externas a esa burbuja que me desmotivaban”.

Pero después del compromiso les envió una carta en la cual básicamente  “les decía que me había comprometido, que era con una mujer, y que nunca me había sentido tan feliz, segura y más enamorada en toda mi vida”.

Carta de abuela a su nieta lesbiana

La sorpresa llegó dos semanas después cuando recibió la siguiente carta de su abuela, la cual Mathewson publicó en Imgur:

“Querida Katie:

Gracias por compartir tus buenas noticias con nosotros. La cosa más importante es tu felicidad con Mackenzie para el resto de tu vida. El resto del mundo seguirá las ideas con el tiempo, y es su problema. Sé comprensiva con los que no lo son.

He estado buscando tarjetas de compromiso para ti pero no tuve éxito. Lo siento.

Tu abuelo y yo nos estamos haciendo mayores. El estado de ánimo diario cambia en función de los dolores, aunque algunos días todavía nos sentimos con energía y preparados para cualquier cosa, así que ya veremos cómo está la cosa el 28 de agosto de 2016. Queda mucho todavía.

Te mandamos nuestras felicitaciones y nuestras bendiciones por tu salud y felicidad. Y sobre todo, no importa lo que venga, nosotros te seguimos queriendo mucho”.

Aunque la redacción no era perfecta, pues su abuela es de ascendencia coreana y no domina el idioma inglés, el mensaje era claro: “La cosa más importante es tu felicidad con Mackenzie”.

“Creo que muchas personas de mi edad temen respecto a sus abuelos, y yo misma experimenté ese miedo con ellos”, concluye Mathewson. Tal vez, lo que podemos aprender de esta historia, es que muchas veces podemos tener más prejuicios nosotros con ellos por el simple hecho de haberse criado en otros tiempos. ¡Solo resta felicitar a Katie y Mackenzie por su compromiso! Y, por supuesto, por la bendición de sus abuelos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here