FOTO: Twitter de @bogotarteurbano

Todos hemos vivido como propio el Paro Nacional en Colombia, que se ha suscitado durante las más recientes semanas, todo en torno al inconformismo, la decepción y el deseo de un cambio justo y más que necesario en nuestro país.

Durante todas estas manifestaciones, hemos podido ver como una gran diversidad de personas han acudido en masa a los puntos de encuentro, para apoyar el paro y ser parte de las personas que claman por un cambio.

Diversidad en estratos y edades, en su gran mayoría jóvenes que buscan un cambio y diversidad en expresiones artísticas que con muestras en performance, arte urbano y música desean hacerse escuchar.

Una de las más representativas y que le ha dado la vuelta al mundo es la de Queer Bog, el baile Vogue que se convirtió en el símbolo de la resistencia de una generación diversa.


Detrás de esta revolución artística están Piisciiss, Axid Abismal y Nova Ebony bailarines no binarixs que se apoderaron del espacio público a punta de su vogueito y guaracha en Bogotá permitiéndonos darle una mirada de inclusión y revolución real a la sociedad, sin filtros.

En estos encuentros se expresaron ciudadanías artísticas, con recorrido o no, pero siempre con la convicción que es posible la construcción de armonía entre todxs.

Esto permite darle un sentido de pertenencia al arte, una conexión directa con los sentimientos: rabia, miedo, dolor que se han apropiado de los ciudadanos cansados de tanta violencia. Así como sentimientos de esperanza, unión y alegría, que permiten unirnos durante estas protestas.

El arte mismo surge como un medio para expresar esos sentimientos a través de arengas, tambores y cacerolazos, los mismos que a fuerza gritan:

“Somos artistas, no terroristas”

“El pueblo unido jamás será vencido”

Colombia ha encontrado en el arte una forma más para expresar su inconformismo, convocar y sensibilizar empatía. El arte ha sido siempre un medio para canalizar el dolor.

El arte urbano, por su parte, mientras no sea censurado, permanecerá en las calles para el deleite del pueblo, algo absolutamente nuevo, porque la explosión graffitera que hemos vivido durante este tiempo, nos muestra una nueva manera de contar la historia, tal como lo relata la historiadora Diana Uribe:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Bogotart (@bogotart)

Quiero demostrarte que el arte y sus posibilidades críticas, también nos aporta en la construcción colectiva de una sociedad más justa, más equilibrada, más allá de las brechas sociales. Porque así como lo plasmaron graffiteros para Bogotart.co, Colombia se escribe con C de Colectividad.

Soy de los que cree firmemente que, en cualquier sociedad, sobre todo la oprimida, que si los que están abajo se mueven, los de abajo caen.

Que mejor que de una forma artística, irónica, pero, sobre todo, con la unión de toda la resistencia empática a través del amor del pueblo.

Te invito a que te expreses artísticamente y que te apropies del espacio mismo que son las redes sociales. egoCity y yo, apoyaremos tu expresión artística desde el rincón de arte mismo donde te encuentres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here