En Estados Unidos se promueve una oleada de nuevas leyes que salvaguardan la exención por parte de las entidades religiosas y públicas a la población LGBT y les otorga el derecho de discriminar contra la misma.

“All We Want is Equality’: Religious Exemptions and Discrimination against LGBT People in the United States (“‘Lo único que queremos es igualdad’: exenciones religiosas y discriminación contra las personas LGBT en Estados Unidos”)

Así se titula el extenso informe de 41 páginas que contempla la ley de libre discriminación hacia la población LGBT en Estados Unidos, avistando estas acciones en temas como la adopción, acceso a bienes y servicios, atención médica, entre otras más. Como lo indica la Human Rigths Watch, esta intervención lo único que trae a la población es un directo asalto a su dignidad y derechos.

Estas leyes buscan proteger la libertad religiosa, y son en sí mismas, una contra respuesta al avance que ha tenido la población LGBT, sin duda el mensaje que quieren dar con ello es claro, esta medida solo logra avivar el trato inhumano, que se pueda faltar al respeto libremente y se vulnere todo derecho que como ciudadano nos pertenece, tratando a las personas diversas como extranjeras en su propio hogar.

Sólo 19 estados prohíben tal discriminación en cuestión de vivienda y empleo, unos pocos comprenden una aplicación parcial de esta ley en contra de la diferencia en identidad de género y la exclusión a personas LGBT en las instalaciones públicas. Los otros 28 estados no ocupan una posición explícita en acoger tal ley discriminatoria.

FOTO: hrw.org

La Human Rights Watch consolida una intervención oportuna en esta situación, al notar que cuando para esta población no son directamente denegados los servicios públicos, las entidades religiosas se encargan de establecer el poder discriminatorio logrando que estas personas no vean vía libre para reclamar su derecho, o simplemente no quieran hacerlo por temor a ser rechazados.

“Describir estas leyes como ‘exenciones’ es engañoso”, dijo Ryan Thoreson, investigador del programa de derechos LGBT de Human Rights Watch. “Ante la escasez de leyes que principalmente protejan a las personas LGBT de la discriminación, los legisladores lo están haciendo exactamente al revés y están creando excepciones incluso antes de establecer la norma”

En 2018, año en curso, se tienen previstos varios proyectos en muchos de los estados para la implementación de esta ley, sin embargo, los mandatarios de las mismas deberían por el contrario promover una ley antidiscriminatoria que recoja a todas las personas pertenecientes a la población LGBT, que protejan la integridad, dignidad y derechos que como ciudadanos de esa nación poseen y que ésta sea una nueva medida que realmente se equilibre en la igualdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here