El creador de cientos de trajes de gala, entre ellos el vestido con el que Paulina Vega Dieppa se convirtió en Miss Universo 2014, Alfredo Barraza, no duda que el éxito está en construir un estilo único.

Alfredo Barraza es un rey que no tiene corona, pero sí un imperio que humildemente llama “Casa-Taller”, el cual está ubicado en Bogotá, ciudad a la que llegó hace varias décadas, buscando hacer realidad un sueño.

En ese castillo, el barranquillero pasa los días trabajando a su ritmo, disfrutando cada figurín que crea y cada “clienta” que atiende, así dice sentirse pleno.

Su reino se ha extendido por toda la tierra, tanto que ya llegó a países como Filipinas, donde las mujeres más bellas quieren tenerlo hablándoles al oído.

Y es que la riqueza que ha atesorado, así quiera evitar la opulencia y los homenajes, ya que no le gusta esa idea de fama excesiva; es la moda, carrera en la que comenzó hace más de tres decenios, luego de iniciarse como delineante de Arquitectura en la Universidad Autónoma del Caribe.

Barraza, el nombre que se ha convertido en el rey de las reinas de belleza de Colombia, acaba de escribir uno de los capítulos más importantes para la moda nacional: después de 57 años, una reina colombiana vestida por él ganó Miss Universo, el certamen de belleza más importante del planeta.

Alfredo Barraza y Paulina Vega preparando su triunfo
Foto tomada de: eluniversal.com.co

Pero el protagonismo sigue siendo suyo, Barraza logró convertir sus creaciones en las obras de arte infaltables en los desfiles en traje de gala de los reinados.

Aunque las dos décadas pasadas han resultado difíciles, ya que los reinados y las reinas parecían estar tambaleando, hoy Barraza está invicto en esta batalla, y vientos de mejores tiempos parecen venir.

Como lo expresó Julián Posada, consultor de marcas de moda, “en su época de gloria lo mas cercano que teníamos a la ‘alta moda’ eran sus trajes de reinas que eran hechos sobre el cuerpo de la ‘clienta/candidata’ y que eran elaborados y bordados a mano por completo. Eso para mí es lo mas rescatable de su trabajo, como diseñador sus propuestas me parece que se identifican muy bien con su público objetivo”.

Santiago Giraldo, director y presentador del programa Flash Fashion del canal NTN24, por su parte, asegura que “Alfredo Barraza es un maestro, un hombre perfeccionista, tanto en la gala como en la fantasía. Un orgullo de la moda colombiana que se merece muchos tributos”.

Desde la tranquilidad de su casa-taller en Bogotá, Alfredo Barraza compartió su tarde para este Especial de Diseñadores Colombianos de egoCity.

  • Alfredo, usted fue el diseñador que vistió de gala a Paulina Vega, la actual Miss Universo, ¿qué significa este triunfo y cómo se dio este diseño?

Es satisfactorio, las cosas se dieron porque ella le puso empeño al trabajo que se le encomendó, es una iluminada, trabajó por conseguirlo.

Alfredo Barraza y Paulina Vega preparando su triunfo
Foto tomada de: alo.co

Este vestido lo veníamos planeando desde el año pasado, el diseño estaba aprobado desde el año pasado. Ella sabía qué quería, que diseño quería, todo estaba fríamente calculado.

  • ¿Cree que este es un momento “dorado” para el diseño colombiano, como algunos lo afirman?

Los talentos colombianos están a la par de los internacionales, lo que pasa es que aquí en Colombia son pocos los eventos para los que se utilizan los vestidos, es un matrimonio, por ejemplo, pero aquí no hay grandes galas.

Aquí lo que pasa es que necesitan un vestido de gala y es demasiado llamativo, van a los India Catalina o a los TV y Novelas y sino las disfrazan, van con algo que no tiene nada que ver con su figura o con el certamen: con transparencias, con vestidos demasiado sugestivos y se les olvida que con algo demasiado llamativo hay que cuidar los acabados.

Es mejor hacer un vestido que tenga un buen corte y unos buenos acabados para que resalte la belleza de quien lo va a llevar.

  • Usted había dicho que el Concurso Nacional de la Belleza de Colombia está en crisis, ¿por qué?

La televisión da una gran desmotivación con ese show que hacen con las participantes, no se si es egoísmo del concurso o de RCN, nunca se supo porqué ellos cambiaron todo.

A mí no me hace falta, mis vestidos son un cuadro, uno sabe cuál es uno de Botero y cuál uno de Obregón, lo mismo pasa con un vestido mío.

Lo desmotivante es para los nuevos talentos, ellos si necesitan darse a conocer.

  • Y entonces, ¿cree que cambió la idea de la belleza colombiana?

Los certámenes han bajado en calidad, antes se elegían mujeres muy bellas para que fueran al certamen, pero ahora las mujeres bellas no van, van más las de conveniencia, la niña que debe ir.

Hay niñas que ni tienen los atributos ni las cualidades para estar en el certamen nacional, de 25 sirven 10 y de esas diez pocas veces se puede hacer algo. Falta un control de calidad para que la gente cree expectativa, interés.

  • Aunque usted es reconocido por vestir a las mujeres más bellas del país, sabemos que su interés no ha sido ese, ¿qué mujer ha querido vestir Alfredo Barraza?

Yo lo que he hecho es brindar un servicio personalizado a mis clientas. Ellas vienen y encuentran en mí el diseñador, el amigo, el que les levanta el ánimo, todo. Mi trabajo consiste en que las señoras se vayan satisfechas con el servicio prestado.

Alfredo Barraza
Foto tomada de: elheraldo.co

No tengo intereses de vestir noblezas o empresarias únicamente, por el contrario, cualquier señora que venga es bien recibida.

  • ¿Quiénes son esas “clientas” y por qué no hace colecciones ni prendas en serie?

La mayoría, casi que el 60% de las mujeres que atiendo son mujeres mayores, que son quienes mayor atención necesitan.

Vienen mujeres que se han establecido económicamente, socialmente, moralmente; entonces no son las típicas mujeres que molestan, sino unas que ya saben lo que quieren, y yo lo que hago es colaborarles en ese sentido.

Por eso no hago colecciones ni vestidos. La gente ve mis colecciones en un concurso de belleza, ahí es cuando el mundo sabe de mis creaciones.

No saco 20 vestidos, la repetición de la repetidera, que pereza.

  • ¿Hay una inspiración especial, una musa, una influencia directa, o es un creador desde el lienzo en blanco?

La da la mujer cuando llega: su color de piel, su figura, la edad; así me voy inspirando.

Yo siempre les digo “ponte lo que te queda bien, no lo que te gusta”, porque muchas viven preocupadas por sus figuras.

  • ¿Qué le han enseñado esas mujeres mayores, a veces de mucha edad y con kilos de más?

La experiencia. A veces por querer hacer más uno lo embarra, entonces me han enseñado que es mejor comprender la necesidad del vestido, que esté acorde a todo lo que se quiere y así sea exitoso.

  • Y, ¿cómo es un día normal en su palacio de la moda, su casa-taller en Bogotá?

Soy feliz. Atiendo con cita previa, subo bajo, me distraigo. Tengo tiempo para estar en el teléfono, en el computador, voy compro los insumos. La clave es distribuir bien el tiempo.

Mi vida es muy tranquila, mis clientas de siempre. Yo no hago ropa urbana, hago vestidos de reina, de novia, de coctel, ese es el novio mío.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here