Por lo general cuando escuchamos la expresión de “relación tóxica”, lo primero que pensamos es una relación de pareja en la que existe un mal trato o una agresión de algún tipo, pero lo que dejamos de lado es que este tipo de relación lo podemos encontrar en cualquier espacio, tanto en una amistad como en nuestra familia.

Con el paso del tiempo hemos venido normalizando el desgaste emocional e incluso la expresión “eres tóxico”, a tal punto que desdibujan y perdemos la noción de las cosas que nos hacen daño y afectan nuestras relaciones interpersonales.

Y antes de entrar en materia y mostrarles algunos de los perfiles más comunes de parejas tóxicas y acciones para identificar si quizá nosotros seamos los tóxicos, quisiera aclarar que este texto tiene un trasfondo profesional el cual fue orientado por mi buen amigo el psicólogo Juan Carlos Cortes, con quien nos reunimos una tarde de tertulia y café en la que dio como resultado este muy llamativo artículo.

Para nadie es un secreto que las relaciones interpersonales y en especial las relaciones de pareja en su mayoría son complicadas, y esto se debe a que todos somos diferentes y tenemos personalidades únicas, también hemos visto o conocido los casos de que muchas de estas parejas recurren a la “terapia de pareja”, para así poder solventar ese estrés o malestar provocados en la relación o convivencia.

Por eso a continuación hablaremos de algunos de esos perfiles o rasgos de personalidad para que reconozcas más fácilmente si sales con una persona tóxica o por si el contrario el tóxico eres tú.

TU PAREJA ES TÓXICA CUANDO:

  • TE DESCALIFICA O MENOSPRECIA CONSTANTEMENTE: Aunque no lo creas existen esas personas las cuales consideran que todas tus acciones y actitudes están mal y siempre buscan la forma perfecta para hacerte sentir mal y que renuncies a tu sueños o metas.
  • EL ENVIDIOSO: Si tu pareja envidia todo lo que te pasa, si pone en duda tus habilidades y conocimientos y atribuye tus éxitos a golpes de suerte, simplemente estás en el lugar equivocado.
  • EL AGRESOR VERBAL: Vamos a partir que una agresión verbal es aquello que no le dirías a alguien en un primer contacto, dicho esto una agresión verbal siempre busca hacer daño con un mensaje o un discurso hiriente y sí que lo logran.
  • EL AUTORITARIO: Aquel que pretende gobernar la relación, tomar todas las decisiones, aquel que pretende que todo se haga como él diga, cuando él diga.
  • DUEÑO DE TI: No eres de nadie y los límites en tu cuerpo los pones tú, ninguna persona puede generar propiedad sobre ti.

Ahora, vamos a hablar de esas características que puedes tener que te harían el tóxico de la relación:

  • EL MANIPULADOR: Utilizas la culpa para manipular a la otra persona, tú frase favorita es “pobre de mí”, la victimización está presente todos los días a cada segundo.
  • MIENTES: Cuando creas una imagen diferente a lo que eres, buscando una aceptación o una falsa imagen social, caes en un juego tóxico.
  • ERES MEDIOCRE: Si así lo eres realmente eres uno de los peores ya que te conformas con muy poco, tienes falta de compromiso personal y eso se traduce en tu relación, aceptas ver a tu pareja cada 8 días, que no te presenten ni te validan socialmente.
  • EL CHISMOSO: Llevas y traes, dejas que los comentarios afecten tu relación y siempre buscas afectar y dañar las relaciones de tu pareja con los demás.
  • EL ORGULLOSO: Eres de los que nunca pierde y solo piensas en ti, crees que tus necesidades son más importantes que las de los demás, no eres capaz y nunca pides PERDÓN.

Lo que realmente es claro para identificar si estamos en una relación tóxica es cuando siempre tenemos los mismos problemas y no crecemos en nuestra relación ni como pareja, cuando tenemos siempre las mismas peleas y entramos en lo que conocemos como círculos viciosos.

PAREJAS DE TÓXICOS IDEALES, o como las prefiero llamar las combinaciones que son una bomba de tiempo, condenadas al fracaso y lastimarse mutuamente, aunque estas personas tiene un imán entre sí, se atraen, se buscan ya que siempre uno de los dos busca tener el control.

  • EL ORGULLOSO + EL MEDIOCRE: Uno nunca pierde y el otro simplemente nunca da más y siempre deja ser al otro.
  • EL CELOSO + EL MENTIROSO: Siempre están buscando el conflicto y necesitan uno del otro para ser “feliz”.
  • EL AGRESIVO + LA VÍCTIMA: Encuentran placer en los golpes tanto verbales, como psicológicos y por supuesto en los físicos.

Ahora bien, es importante que podamos poner en perspectiva nuestra relación con un punto de vista externo para lograr saber e identificar lo que es sano, aprender y comprender que no debemos normalizar la toxicidad, acudir a una terapia psicológica para recibir esa visión IMPARCIAL de lo que pasa en nuestra vida y para que nos brinde herramientas para mejorar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here