El pasado 20 de febrero en el episodio “Una boda”, las parejas más queridas del programa, Santana y Britanny, junto a Kurt y Blaine unieron el sagrado lazo, acompañados por su puesto de mucha música. ¿Qué mejor manera de recapitularlo que con sus números musicales?

Santana Brittany wedding

Para no dejar lo mejor para el final, empecemos con ese momento que tanto habíamos esperado: los votos.
Seas un gleek o no, la historia de amor entre Santana y Britanny debe ser una razón de emoción. Desde que nos enteramos que las dos porristas se daban besos en su habitación y Britanny llevó a su novia a aceptarse, abrirse y exponerse como quien en verdad era. Un lindo ejemplo de cómo el amor puede ser el principal motor para que una persona pueda salir del closet y en verdad vivir.

Kurt y Blaine son otra historia, con retos muy distintos. De igual manera, nos han llevado a los espectadores en un viaje de emociones con una relación en la que no es necesario ser gay para sentirse identificado.

Boda de Kurt y Blaine

“Blaine, soy un hombre que siempre ha vivido en la sombra. Todos los que han entrado en mi vida siempre me han querido sacar a luz o empujarme de nuevo a la oscuridad. / Me han matoneado, marginado, malinterpretado. / Honestamente creí que nunca encontraría el amor verdadero. / Todo se sentía aterrador y confuso. Es que fue muy rápido. Me hizo sentir estúpida, solo porque mi cabeza no seguía el ritmo. / Y luego tú llegaste, y aunque me hubieran dicho que no iba a funcionar, y que al final de toda nuestra lucha y nuestro trabajo, terminaría en dolor del corazón. / ¡Hubiera dicho que sí! / Mil veces sí. / Lo hubiera sufrido todo, solo por la oportunidad de estar aquí contigo. / Soy un trabajo en progreso. / Soy un trabajo en progreso. / Soy un trabajo en progreso. / Soy un trabajo en progreso…”

Sue Sylvester y Alma Lopez

Por supuesto que Glee no iba a tener una entrada nupcial clásica con Aquí viene la novia, no. En vez de esto, Mercedes y Artie cantan At Last, canción original de Etta James, dejando un claro mensaje sobre la lucha de las parejas homosexuales respecto al matrimonio. ¡Y sorpresa! Es el momento en que todos nos damos cuenta que Kurt y Blaine se van a casar también. ¿Lágrimas?

¿Y qué mejor forma de celebrar el amor que con la alegre y famosa Hey Ya de Outkast? ¡Clap, clap, clap!

Pero la fiesta no se detiene. Las madres invitan al ya extinto grupo femenino Las Troubletones y hacen un cover perfecto del éxito I’m So Excited de las Pointer Sisters. Estas mujeres logran describir lo que todos sentíamos: I’m so excited, and I just can hide it!!

Tal vez cuando dijimos que no queríamos dejar lo mejor para el final mentimos, porque esta boda cerró con broche de oro con la interpretación de Our Day Will Come de parte de los recién casados. Así que no olvidemos nunca que la lucha continua, ¡y nuestro día llegará!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here