La Asociación Internacional LGBT ha llevado a cabo un estudio para determinar cuál es el país que más muertes LGBT ha tenido este año y el triste récord lo tiene Brasil, con 227 asesinatos en lo que llevamos de año.

Muchos pueden pensar que esto se debe a que es un país enorme con muchísimos habitantes, pero hay otro factor muy importante que entra en juego: el presidente Michel Temer ha reducido drásticamente el presupuesto para defender los derechos LGBT, lo que ha provocado que la homofobia sea básicamente impune en el país.

De esas 227 muertes, 125 son transexuales, como siempre, el sector más maltratado por la sociedad. Es importante recordar que cuando defendemos los derechos LGBT no solo defendemos a los homosexuales y lesbianas, sino a los transexuales, que realmente viven un cambio en su vida que no debemos estigmatizar.

Son muchas, demasiadas, las historias de transexuales abusadas, golpeadas, torturadas y asesinadas en todo el mundo, y Brasil no es una excepción. Por eso la clave está en luchar contra la transfobia y la homofobia desde las instituciones.

Sino se da la imagen de que la homofobia no es algo malo, que atacar a alguien por su orientación o identidad sexual no va a tener repercusiones , nunca se pondrá un stop a esta realidad y  gran parte de la sociedad estará en peligro.