En respuesta a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de prohibir a transexuales hacer parte de las fuerzas armadas; Canadá abre sus puertas e invita a personas de todas las orientaciones sexuales a pertenecer a su ejército.

Poco después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara en Twitter que prohibirá que transexuales sirvan en las fuerzas armadas de su país, los militares canadienses respondieron con otro tuit abriendo sus puertas a “todas las orientaciones sexuales”.

El texto estaba acompañado por una foto de la Banda de la Marina Real Canadiense desfilando en una de las celebraciones del Día del Orgullo Gay en Toronto, el mayor de su tipo que se realiza en el continente americano. El tweet de las Fuerzas Armadas de Canadá también tenía un vínculo a una página web en la que se informa de oportunidades laborales y profesionales en sus filas.

Se calcula que unas 200 personas pertenecientes a las Fuerzas Armadas canadienses son transexuales. Según datos actuales, entre 2008 y 2015 el Departamento de Defensa de Canadá pagó 19 operaciones de reasignación de sexo con un coste total de unos 309.000 dólares canadienses (unos 250.000 dólares estadounidenses).

FOTO: eltiempo.com

Activistas, miembros de la comunidad LGBT, políticos y congresistas criticaron duramente la decisión de Trump. Las Fuerzas Armadas estadounidenses quedaron abiertas “con efecto inmediato” a los transexuales en junio de 2016 por decisión del Gobierno del entonces presidente Barack Obama, pero el reclutamiento de personas transgénero debía empezar en enero próximo tras un proceso de revisión.

Trump, que anunció su decisión en la red social Twitter, no ha precisado cuándo ni cómo se aplicará la prohibición y de qué manera afectará a los transexuales que ya están dentro de las Fuerzas Armadas, cuya cifra oscilaba en 2016 entre un poco más de 1.300 y unos 6.600 dentro de un total de 1,3 millones de integrantes del cuerpo militar, de acuerdo con un estudio encargado por el Pentágono.

El líder de la minoría demócrata en el Senado de Estados Unidos, Chuck Schumer, resaltó precisamente que ya hay estadounidenses transgénero que “sirven de manera honorable” en las Fuerzas Armadas y agregó: “Estamos con estos patriotas”.

El mandatario estadounidense ha justificado su decisión, que dice haber tomado tras consultar con sus “generales y expertos militares”, en que las Fuerzas Armadas “no pueden ser lastradas con los enormes costos médicos y la perturbación que implicarían los transgénero”. No obstante, según un documento del Departamento de Defensa recogido por The Washington Post, el gasto en medicamentos para transgéneros en el ejército es de entre 2,4 y 8,4 millones, mientras que, por ejemplo, el gasto en Viagra es de 41,6 millones de dólares por año.

Compartir
LGBT Community Network, enfocada al desarrollo de procesos de visibilización y reconocimiento de los derechos de esta población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here